Cómo hacer un Bol de Buda

Para comer limpio y saludable, elevar tus energías naturales y disfrutar de sabores múltiples, nada como este sabroso platón de proteínas. Prepáralo con esta guía.

Ideas para hacer un platón de buda. Cómo preparar un bol de buda. Ingredientes para hacer el platón de proteínas.

© Depositphotos.com/stockasso

Para hacer este platón usa vegetales crudos, frescos y de estación, proteínas limpias, grasas saludables, granos y un extra para dar sustento.

Ideas para Preparar un Platón de Buda

El Bol de Buda es una de las nuevas tendencias en lo que respecta a la alimentación limpia, saludable y nutritiva. Se trata de un bol o platón en el que se sirven diversos alimentos de alto poder nutricional, con propiedades benéficas para la salud, y en una combinación de sabores que te dejará mucho más satisfecho de lo que piensas.

Ya que han ganado enorme popularidad en los últimos tiempos también puede que lo conozcas con otros nombres, como “platón arcoíris”, “bol hippie”, “platón de proteínas” o también “Macro-Bol”. Su nombre original, Bol de Buda, se debe a que estos platos profundos y amplios, “redondos como la panza de Buda”, se llenan de todas las bondades de la Naturaleza, siempre en tu beneficio y con mucha satisfacción.

Para elaborarlo una parte muy importante es elegir el platón. Debe ser uno bonito, de loza, porcelana, cerámica o vidrio bellamente decorado, y que nos de satisfacción. Es mejor si es amplio, es decir, algo más grande que un plato para sopas, pero más pequeño que una ensaladera convencional.

Qué es el bol de buda? 5 variantes para hacer un bol de buda. Trucos para preparar un platón de buda nutritivo.

El Bol de Buda es un desayuno nutritivo, un almuerzo satisfactorio o una cena saludable, para cualquier persona y en cualquier condición.

© Depositphotos.com/Wavebreakmedia

Ingredientes para preparar el platón de buda

Aunque se dice que no hay reglas en su preparación es bueno aplicar estas guías que te aseguren una nutrición completa, y un buen aspecto al plato final. Estas son las que se aplican regularmente, a partir de lo que se conoce como “la regla de los 5 componentes”:

  • 1 parte de vegetales, incluyendo hojas verdes, a los que puedes sumar frutas y brotes si quieres. Elige verduras de distintos colores, al menos 5 colores visibles en el plato final. Las orgánicas y crudas tendrán prioridad.
  • 1 parte de grasas saludables (grasas saturadas, naturales), como aguacate, aceite de oliva para condimentar, o aceite de coco.
  • 1 parte de proteínas limpias: De frijoles, de yogur natural u otras fuentes. Aunque lo mejor es evitar el uso de carnes en estas comidas, puedes usar pechugas de pollo, carnes de pastura, u otras.
  • 1 parte de granos, legumbres o almidones limpios, como quínoa, cuscús, garbanzos, lentejas, trigo si elijes comerlo, arroz, fideos integrales u otro.
  • 1 parte que complemente el platillo final: como una pasta de vegetales cocidos, semillas, hierbas picadas, o lo que necesite para mejorar su sabor, apariencia y aroma.

5 Propuestas para preparar un bol completo

Hay muchas maneras de preparar el platón de Buda, como elegir un tema con una paleta de colores, o usar sólo productos en estación. También puedes hacerlo sólo con vegetales, sólo con frutas, o una combinación entre ambos. Si mantienes el uso de estos 5 componentes, cualquier fruta, vegetal, proteína limpia, grasa saludable y alimento de sustento que elijas será una combinación ganadora.

Aquí tienes algunas buenas ideas:

Platón para el Desayuno: Quínoa cocida y fría, yogur griego natural, almendras fileteadas, frutas frescas y bayas, y menta fresca picada para la decoración.

Bol de Buda Vegetal: Cuscús ya cocido, frijoles blancos, espinaca en juliana, col púrpura, zanahorias, pepinos, pimientos y semillas de girasol para dar textura. Condimenta con aceite de oliva.

Bol con Sustento: Lentejas cocidas, cubos de batata asados, garbanzos cocidos, cebollas, calabacín salteado, rábanos, un aguacate rebanado y perejil picado, sal marina y aceite de oliva para condimentar y decorar. Agrega pimienta negra al gusto.

Platón de Buda Completo: Una base de hojas verdes mezcladas, una porción de arroz integral cocido, brotes de soya, una porción de tempeh (o hummus, el que prefieras), berenjenas y calabacines horneados, cubos de batata, brécol cocido, pasas de uva rubias, rebanadas de zanahoria, medio aguacate rebanado, y pasta de betabeles cocidos con semillas de ajonjolí.

Platón Liviano: Para un almuerzo fácil, usa hojas verdes, zanahoria rallada y cubos de manzana, una porción de brotes de soya, una de quínoa cocida y fría, y condimenta con yogur natural. Decora con albahaca, perejil y cebollino picados, y semillas de chía o de las que quieras.

Prepara tus ingredientes con anticipación y recuerda darle a tu platón de Buda una presentación atractiva y tentadora, para que la comida sea aún más satisfactoria.

Escrito por: Eugenia