Cómo hacer comidas saludables con las proporciones justas

Escrito por: Eugenia

88% de votos positivos

Rara vez comemos sólo lo necesario en cada comida. Hoy veremos una manera sencilla de conocer las proporciones justas que debe tener un plato, para alimentarnos de manera saludable y sin comer de más.

Consejos para hacer comidas saludables

La pirámide nutricional y las dosis recomendadas por cada nutriente, nos especifica la cantidad de los mismos que deberíamos ingerir a diario para una sana y adecuada alimentación. Sin embargo, en la mayoría de los casos no nos guiamos por tales reglas, y terminamos por consumir platos abundantes, aunque no del todo adecuados.

Cómo determinar el tamaño de las porciones de cada plato. Cómo hacer comidas saludables con las proporciones justas.

Consejos para hacer comidas saludables.

Por tanto, hoy veremos una forma sencilla de hacer comidas saludables con las proporciones justas, guiándonos por simples consejos, y siempre siguiendo un poco el sentido común. La idea es consumir platos variados, de muchos colores como hemos aprendido, y en tamaños suficientes.

Un primer consejo es comer lentamente, para poder apreciar los sabores y permitir una alimentación saludable. Si comemos demasiado rápido, no alcanzamos a sentirnos saciados y seguiremos comiendo. Así, terminamos la comida sintiéndonos pesados y molestos.

"Para hacer comidas saludables con las proporciones justas, el grupo de los menos consumidos deben ser las legumbres, leguminosas, las carnes rojas y blancas, y también los lácteos y derivados lácteos."

Te puede interesar: Cómo preparar viandas saludables para el trabajo

¿Cómo determinar el tamaño de las porciones de cada plato?

  • Cada porción puede ser distinta en cada persona. Por ejemplo, una "porción" de carne blanca o roja, para un adulto, será un trozo que tenga un tamaño similar al del puño de la mano.
    Esta regla sencilla puede ser aplicada a casi cualquier alimento. De este modo, evitaremos servirnos de más, y consumiremos platos que satisfagan nuestra hambre y necesidad nutricional.
  • Hay una regla de alimentación cotidiana que podemos recordar muy sencillamente: "mucho, poco, suficiente". Según estos tres preceptos, que pasaremos a explicar a continuación, organizaremos la comida completa.
    Recuerda que tanto la entrada como el plato fuerte deben ser bien completos y surtidos, por lo que puedes aplicar esta regla sencilla en ambos.
  • Si dividiéramos la superficie del plato imaginariamente, obtendremos, por ejemplo, una división de seis sectores como porciones de una torta. Los "muchos" son las verduras y frutas. Ellas deben ocupar el "espacio" de tres porciones de esa torta imaginaria. Si dividiéramos la torta en 8 sectores, los "muchos" deberían ocupar el espacio de cuatro porciones.
  • Los panificados, granos y cereales en general, forman parte del grupo de los "suficientes", que ocuparán imaginariamente dos (a tres, en una división mayor), porciones de esa torta.
  • Por último, tenemos a los "pocos", grupo de los menos consumidos que incluye las legumbres y leguminosas, las carnes rojas y blancas, y también los lácteos y derivados lácteos. Estos ocuparán sólo una porción de la torta imaginaria.
  • Con esta simple división imaginaria, podremos planificar comidas bien completas y con las proporciones justas, que incluya todos los alimentos necesarios. Te sentirás satisfecho y habiendo cumplido con los requisitos nutricionales de tu organismo, además de estimular tu actividad mental y creatividad en cada comida.

Imagen: 2