Cómo encontrar la satisfacción con pequeñas actividades

¿Asediado por la rutina? ¿No te encuentras feliz haciendo lo que haces? En lugar de quejarte, ponte manos a la obra y haz pequeñas cosas para cambiar tu estado.

88% de votos positivos

Cómo encontrar la satisfacción con pequeñas actividades

© Depositphotos.com/choreograph

Consejos para encontrar satisfacciones

¿No te sientes satisfecho con tu vida actual, en reglas generales? Pues deja de pensar en todo eso que te falta, y encuentra el gozo en lo que tienes. Esto sólo te llevará por buen camino: el de abrir tu mente, tu corazón, tus ojos y tus manos para recibir todo lo demás que esta llegando.

Hay situaciones y eventos que traban nuestra felicidad. Pero sólo por unos intentos, si nos ponemos en campaña para buscar nuevamente lo positivo, la alegría y la felicidad. Lo importante es no dejarse desalentar. Podemos, en lugar de ello, encontrar satisfacciones pequeñas que nos impulsen a vivir una vida mejor, y mucho más plena.

Actividades que nos llenan de satisfacción

  • Si vives en un pequeño departamento, atestado de cosas, vecinos entrometidos y ruidos de ciudad, puedes bien cambiarte a otro domicilio. ¿Qué el dinero no te lo permite, dices? Pues no hay problema: transforma tu lugar en tu paraíso. Cambia los muebles, pinta las paredes, decora con elementos que te aporten felicidad, que afirmen tu identidad, que logren darte satisfacción en cada rincón.
  • ¿Te sientes inconforme con tu físico? Pues busca la apariencia deseada. Únete a un gimnasio y logra la figura deseada. Si no tienes el tiempo o el dinero para hacerlo, pues no hay problema: dedica una, dos, tantas horas a la semana como puedas para hacer las rutinas de ejercicio que verás en televisión o en muchos portales de Internet. Estos son gratuitos, y lo mejor es que puedes realizarlas en tu propio hogar, en pantuflas (aunque no te lo recomendamos) y sin peinarte en lo absoluto.
  • Hay miles de cosas que podemos hacer para hallar la satisfacción a diario. Escuchar música es una herramienta inagotable. La música posee la capacidad de alterar nuestros ánimos con su sola presencia. Si tienes una banda favorita, pero tu pareja o tus hijos se quejan cada vez que la escuchas, pues elige la solución tecnológica: cómprate los auriculares más confortables que encuentres, y dale volumen a tu preferencia musical.
  • Date crédito por cada pequeño avance. En lugar de lidiar con la mala economía, felicítate por haber conseguido el detergente a unas monedas menos. Date palmadas en la espalda porque hoy tu peinado se ve de maravilla, elógiate por haber cantado como un profesional en la ducha: ese concierto ha sido un regalo para ti mismo, ¿por qué no felicitarte y hasta enviarte rosas por ello?
  • La felicidad está en las pequeñas cosas, solo hay que tener ganas de valorarlas.

Escrito por: Eugenia