Beneficios de la Desintoxicación Digital

Escrito por: Eugenia

En estos tiempos en los que desconectarnos pareciera tirarnos por un precipicio, es necesario conocer los beneficios de la desintoxicación digital. ¡Descubre cómo hacerlo!

¿Qué es el Desintoxicación Digital?

El detox digital es una de las tendencias actuales en la búsqueda de la salud física y mental, y también del bienestar. Se trata de una literal desconexión de los medios y artefactos digitales, algo que, para muchos, resulta impensado en estos tiempos. Pero no te preocupes: lo que proponemos es lograr un justo balance con la realidad de nuestras vidas modernas.

Beneficios de desconectarse del movil y otros dispositivos. Por qué hacer una desintoxicación digital? Qué es el detox digital?

© Depositphotos.com/Rawpixel

La mejor manera de hacer una desintoxicación digital es organizarnos para que no interrumpa nuestras obligaciones.

Se define como “detox digital”, o “desintoxicación digital”, a un período en el cual no utilizamos ni nos rodeamos de medios y tecnologías digitales, sean o no de comunicación. Así, no sólo evitamos su uso, sino también el impacto que producen sobre nuestros cuerpos, desde leves radiaciones emitidas hasta los beneficios físicos de valernos por nosotros mismos.

¿Por qué desconectarse de los dispositivos?

Aunque sea algo paradójico que estés leyendo cómo hacer detox digital a través de una pantalla, lo cierto es que hay muchos motivos por los cuales todo nuestro organismo puede beneficiarse de esto. Desde el punto de vista físico, las razones son obvias: evitamos las radiaciones y el impacto de las ondas magnéticas, electromagnéticas y de cualquier tipo. Desde el punto de vista intelectual, al no confiarnos en las tecnologías nos vemos obligados a utilizar nuestra atención, memoria y enfoque para realizar tareas, resolver problemas, y también para entretenernos o cualquiera sea la labor o la intención que tengamos frente a nosotros.

Desde el punto de vista social, desconectarnos de los dispositivos electrónicos nos recuerda el contacto humano directo, el diálogo rostro a rostro, o el sonido de una voz a centímetros de distancia. Esta terapia de desintoxicación digital propone, entre otras cosas, escribir cartas a mano por placer, hacer llamados convencionales, y reunirnos con los demás para comunicarnos… y es sorprendente ver que más de una persona, al intentarlo por primera vez después de algún tiempo, tiene algunos obstáculos para retomar estas mecánicas sociales, como si las hubieran olvidado.

"La terapia de desintoxicación digital consiste en evitar el uso de los medios y tecnologías digitales, sean o no de comunicación. De esta manera, se reduce el impacto que producen sobre nuestro cuerpo y mente."

Te puede interesar: Cómo Desconectarse del Trabajo

Beneficios del detox digital

Si lo de arriba no te ha convencido ya de pasar algún tiempo desconectado de las redes sociales, del móvil y de todos los artefactos, al menos por algunas horas al día, quizás esto sí que te haga tomar esa decisión:

Nuestra mente se hace perezosa: Ante cualquier duda, nuestra primera reacción es consultar al motor de búsquedas. Ya lo adivinaste: este proceso, constante, hace que aprendamos menos, y que perdamos la práctica en la recuperación de la información que ya está en nuestra mente.

Dejamos de sentir y de intuir: Confiarnos en las respuestas que vemos en una pantalla, incluyendo datos, mapas y señales, reduciendo nuestra capacidad de prestar atención a nuestros propios instintos y emociones. Es decir: ¡nos convertimos en esclavos de una máquina!

Creemos que lo que brilla es oro: El uso regular de los medios sociales (como Facebook, Instagram, Twitter y otros) crea una falsa percepción de las personas que tenemos a nuestro alrededor. Por un lado, los usuarios suelen mostrar sólo lo mejor de sus actividades, sus fotos más bellas (y editadas) y expresar opiniones que no siempre se corresponden con sus acciones. Esto es de por sí malo, pero peor es que, en los demás usuarios, provocan una suerte de constante competencia, comparación con vidas irreales, y profundizan las sensaciones de auto-desprecio y depresión (es decir: nos comparamos con esas “vidas perfectas” y desestimamos las nuestras).

Quedamos expuestos y vulnerables: La constante falta de privacidad que tenemos en la red es una amenaza en nuestra seguridad real. Debes tomar las máximas precauciones a la hora de comunicar tu información personal, financiera, dirección y otros datos, y además, debes recordar que si comunicas todo lo que piensas, dices y haces, quedará poco por descubrir en la vida real.

No vivimos, sólo existimos: Pasar horas de nuestro día frente a una pantalla (o con nuestra atención en el móvil) impide que apreciemos lo que ocurre a nuestro alrededor. Numerosos estudios indican que esto, eventualmente, propicia las condiciones para desarrollar trastornos de tipo social, desde una leve incomodidad ante las interacciones, hasta un problema complejo de rechazo a ellas. Con la desintoxicación digital podrás volver a conectar con el aquí, el ahora, y los demás miembros del mundo tridimensional.

Estos son sólo algunos de los resultados que están arrojando las investigaciones al respecto. Cada día surgen más y más datos que nos recuerdan sobre la importancia de desconectarse del móvil y otros dispositivos por algunas horas, para volver a vivir en el ‘mundo real’, sin por ello dejar de aprovechar los beneficios de las tecnologías modernas.

Cómo hacer una desintoxicación digital

Aunque todo parece promisorio con esta terapia de desintoxicación digital, lo cierto es que vivimos en un mundo moderno, de fronteras amplias y tiempos cortos. Pensar en realizar nuestro trabajo sin un Smartphone, un ordenador o siquiera una calculadora puede parecer más una complicación que una solución. Por eso, nuestra propuesta es realizar este "apagón" por un tiempo establecido, de modo de no contraponerse con tus obligaciones.

Insistimos para no ser extremistas: la desintoxicación digital no debe interrumpir tu labor y tus obligaciones, observando que estos no incluyen la practicidad de jugar juegos online o de conversar con amigos mediante emojis. Comprende a tus obligaciones como tu trabajo formal, tus estudios, investigaciones, búsqueda de soluciones, fórmulas, recetas, cálculos u otros que sean parte de tus responsabilidades, y no de tu placer.

Así, establecemos un período –por ejemplo- de entre las 21:00hs y hasta las 7:00hs, de lunes a viernes, y todas las horas que puedas durante los fines de semana. Normalmente, este es el tiempo en el que estás en casa, con tu familia o a solas. Por eso, nos parece un tiempo razonable para probar esta desintoxicación.

¿Y cómo se hace un detox digital? Pues dejando de usar los artefactos y medios de comunicación. Apaga el modem WiFi, desconecta el microondas, el calentador de agua, el radio-reloj si lo tienes, y fundamentalmente el móvil. Si es tu único medio de contacto y temes que ocurra una emergencia, déjalo encendido pero desactiva los sistemas de mensajería, las alertas de redes sociales y demás. Luego: déjalo en la sala, en la cocina, o lejos de tu cuerpo.

"Esta terapia de desintoxicación digital propone, entre otras cosas, escribir cartas a mano por placer, hacer llamados convencionales, y reunirnos con los demás para comunicarnos."

Terapia de desintoxicación digital. Beneficios de evitar el uso del móvil y otros dispositivos digitales.

Infórmate, recopila las herramientas necesarias… ¡y luego desconéctate para iniciar la terapia de detox digital!

© Depositphotos.com/bacho123456

Sólo disfruta de este tiempo para leer, jugar naipes, conversar con quienes te rodean, jugar con tus mascotas, y con el tiempo integra algunas actividades desafiantes para tu mente, como resolver acertijos, escribir una carta o un poema, hacer sudokus, sopas de letras  u otros juegos de ingenio. Tu mente se “reconectará” con los procesos primitivos, y se agilizará como resultado. Tu humor renacerá, y tus energías se enfocarán en otras cosas. Los beneficios del detox digital serán inmediatos, y aunque sea algo difícil al principio, es una práctica que en pocos días adorarás.