Consejos para Desconectarte del Trabajo

Para bien o para mal, todos tenemos que trabajar, y la mayoría muchas horas al día para poder sobrevivir.
Intuimos que seguramente tengas o puedas tener algunos problemas en el trabajo, como discusiones con los jefes, estrés, cansancio laboral, etc. Lo que a continuación vamos a ver son distintos consejos y pautas para desconectarte del trabajo.

Te puede interesar: Cómo tener al personal motivado

Razones por las que no puedes desconectarte del trabajo

Veamos qué te puede llevar a no desconectarte del trabajo:

  • Tus directivos te dan más responsabilidad de la que puedes abarcar.
  • Haces muchas horas extras a la semana de forma continua.
  • Trabajas de profesor, en el ámbito de la salud o bien en contacto directo con clientes.
  • Eres una persona con baja autoestima y que se da la culpa a sí misma con frecuencia.

"Para desconectarte del trabajo, aunque parezca contradictorio, lo primero es que encuentres una mínima motivación para seguir rindiendo en la oficina."

Síntomas de que no puedes desconectarte del trabajo

Si eres empleado por cuenta ajena, no te deberías "llevar" el trabajo a casa. Si presentas algunos de los siguientes síntomas, es posible que el trabajo se entrometa en tu vida personal y te acabe "quemando la cabeza":

  • Pesimismo generalizado, no solo en el trabajo.
  • Te falta la esperanza y la motivación para realizar cualquier cosa, ya no disfrutas con casi nada.
  • Te sientes desamparado, como si sufrieras una desgracia.
  • Duermes menos horas y muy mal, por lo que a menudo te notas cansado.
  • Sufres dolores musculares, especialmente en la espalda.
  • Tu autoestima está muy baja.

Pautas para desconectarte del trabajo

Si no puedes desconectarte de tu trabajo y de las obligaciones diarias ni siquiera en casa, te recomendamos:

En el trabajo: Trata de encontrar algún placer en lo que estás haciendo. Sé más optimista, habla con tus compañeros de oficina y si tienes confianza con alguno, incluso le puedes comentar la situación.
Tampoco es bueno que te obsesiones con el dinero. Trabajar más a costa de dañar tu salud no es inteligente.

Para desconectarte del trabajo, aunque parezca contradictorio, lo primero es que encuentres una mínima motivación para seguir rindiendo en la oficina y con ganas de progresar.

Fuera del trabajo: Trata de no pensar en el mañana, en la jornada laboral de 8 horas que te espera. Vive el momento. Encuentra una persona a la que amar, si aún no lo has hecho, y dedícale parte de tu tiempo, verás como llena tu vacío emocional y te hará más feliz.

También te recomendamos que retomes tus antiguos hobbies o que empieces algunos nuevos. El deporte en equipo o simplemente estudiar un idioma, son retos que suelen funcionar para desconectarte del trabajo.

"Trata de no pensar en el mañana, en la jornada laboral de 8 horas que te espera. Vive el momento y podrás desconectarte de tu trabajo."