Los grupos sanguíneos y la alimentación

Pareciera cosa de extravagantes fanáticos de asuntos médicos, pero se trata de algo mucho más natural y cotidiano de lo que imaginamos: nuestro grupo sanguíneo afecta la manera en la que procesamos los alimentos, por lo que hay dietas que son más beneficiosas para un determinado grupo sanguíneo.

"El grupo sanguíneo O requiere de un alto consumo de frutas frescas y vegetales. Necesita del consumo de carnes rojas, aunque magras y en su justa medida, y de pescados y mariscos, evitando la carne de cerdo y los embutidos."

Te puede interesar: Cómo incorporar Vitaminoides o Falsas Vitaminas en la Dieta cotidiana

En teoría, el grupo sanguíneo modifica el funcionamiento general del organismo. Por ello, hay grupos de sangre que son más propensos a sufrir ciertas enfermedades o a presentar determinadas carencias alimenticias. Por ello, presta atención a continuación para conocer más sobre los alimentos que favorecen a determinados grupos de sangre.

El grupo sanguíneo A requiere de un alto consumo de frutas y vegetales frescos, y también debe consumir mayores cantidades de cereales y legumbres. Se ve ampliamente favorecido por la práctica de actividades físicas livianas, y presenta algunas restricciones que debemos tener en cuenta: se debe limitar el consumo de pescado fresco, carnes rojas, leche y derivados lácteos, y alimentos pre-cocidos. En cambio, se ve ampliamente favorecido con el consumo de soja y sus derivados.

El grupo sanguíneo B requiere de una dieta muy equilibrada y completa. Se beneficia del consumo extensivo de frutas y vegetales frescos (en especial de los de hoja verde), y también del consumo (aunque no excesivo), de carnes rojas. Sin embargo, debiera evitar la ingesta de carnes blancas, como el cerdo y el pollo. Los lácteos, derivados y huevos frescos, son indispensables en su dieta, a diferencia de los frutos secos y las semillas, que es mejor evitarlas o consumirlas en baja cantidad.

El grupo de sangre AB debe limitar o restringir el consumo de carnes rojas, alimentos en base a harinas procesadas (en especial de harina de trigo), y debe dejar en el olvido el consumo de encurtidos y pimientas de todo tipo. En cambio, se ve beneficiado por el consumo de pescados, mariscos, lácteos y derivados lácteos, frutas y vegetales frescos, en especial el tomate y las frutas tropicales en su mayoría, y grasas vegetales, en especial el aceite de oliva y la manteca fresca de base vegetal.

El grupo sanguíneo O requiere de un alto consumo de frutas frescas y vegetales. Necesita del consumo de carnes rojas, aunque magras y en su justa medida, y de pescados y mariscos, evitando la carne de cerdo y los embutidos. La leche, los derivados lácteos y los huevos frescos deben ser consumidos en su menor medida posible, así como el trigo y los derivados o procesados de harina de trigo, el maíz, y los cereales.

Nota: Recuerda que esto debe ser considerado como una tendencia de acuerdo a tu grupo sanguíneo. Por cualquier duda y para conocer mayores detalles, consulta con un especialista en nutrición o tu médico de cabecera.

"En teoría, el grupo sanguíneo modifica el funcionamiento general del organismo. Por ello, hay grupos de sangre que son más propensos a sufrir ciertas enfermedades o a presentar determinadas carencias alimenticias."