Cómo incorporar Vitaminoides o Falsas Vitaminas en la Dieta cotidiana

Escrito por: Eugenia

80% de votos positivos

Qué beneficios aportan y en que alimentos se encuentran los vitaminoides inositol, colina, y ácido fólico.

Qué son los vitamoniodes o falsas vitaminas

Los vitamoniodes, o falsas vitaminas, son elementos necesarios para el correcto funcionamiento y equilibrio de nuestro organismo. Por ello, debemos asegurarnos de incorporarlos en nuestra dieta cotidiana, ya sea mediante la ingesta de determinadas comidas y alimentos, o mediante la toma de suplementos y complementos especiales, según recomendación médica.

Vitaminoides o Falsas Vitaminas. Beneficios

© Depositphotos.com/maxxyustas

Qué alimentos consumir para incorporar vitaminoides o falsas vitaminas en la dieta cotidiana.

Ante todo, definamos a los vitaminoides: son sustancias similares a las vitaminas, aunque con una sencilla diferencia: son sintetizadas por el organismo de forma independiente. Entre los vitamonoides encontraremos al inositol, a la colina, y al tan renombrado ácido fólico. Aprendamos, entonces, a reconocer los alimentos que hacen a su incorporación mediante las dietas cotidianas.

"El ácido fólico, es un vitaminoides, imprescindible en las tareas de división y multiplicación celular, siendo de vital importancia durante el embarazo."

Te puede interesar: Cómo consumir vitamina B

Diferentes vitamonoides

  • La colina es el primer vitamoniode en nuestra lista. Se la considera perteneciente al grupo B, y actúa en conjunto con el inositol para la formación de lecitina. La colina es sintetizada en el intestino delgado gracias a la acción de la vitamina B12, al ácido fólico, y a la metionina.
    Para su correcta función debemos consumir fosfolípidos en cantidad suficiente, y evitar los excesos de las bebidas alcohólicas. Su dosis diaria recomendada es de 100 a 500 miligramos diarios, y podremos hallarla, entre otros alimentos, en huevos, carnes rojas, pescados, germen de trigo, soja, garbanzos, lentejas, arroz, maníes y en la remolacha.
  • El inositol, por su parte, forma parte de los tejidos de todo el organismo, siendo parte de los fisfolípidos. También actúa en la formación de lecitina, aportando al transporte de energías y actuando de manera influyente en el metabolismo de las grasas.
    También ayuda a reducir el colesterol en sangre, siendo incorporado en una dosis diaria recomendada de 50 a 500 miligramos diarios. Podremos incorporar inositol mediante la ingesta de levadura de cerveza (panificados), frutas y vegetales, miel de caña, leche, pasas de uva, avena y trigo en granos enteros.
  • El ácido fólico, tercer integrante en nuestra lista, es un elemento imprescindible en las tareas de división y multiplicación celular, siendo de vital importancia durante el embarazo, por lo que generalmente es incorporado, además de mediante alimentos, con la ingesta de suplementos en esta etapa.
    Podemos hallar muchos alimentos ricos en ácido fólico para incorporar a nuestra dieta, como lo son los vegetales de hojas (de allí su nombre) como la lechuga, la escarola, el perejil, la espinaca cocida y otros vegetales y frutas de muchos tipos (zanahorias, tomates, brócoli). También está presente en la levadura de cerveza, en frutos secos, y en el salvado.