Cómo incorporar Vitaminas Liposolubles en nuestra Dieta

Las vitaminas liposolubles son aquellas que se disuelven en aceites y grasas. ¿Cuáles son y que alimentos las contienen?

Cómo incorporar Vitaminas Liposolubles en nuestra Dieta

Alimentos que debemos incorporar en nuestra dieta para poseer un correcto aporte de vitaminas liposolubles.

Presiona aquí para escuchar esta nota o continúa leyendo...

Qué son las vitaminas liposolubles

Las vitaminas liposolubles son aquellas que se disuelven en aceites y grasas, y se almacenan en el hígado y en otros tejidos adiposos aunque se debe controlar su ingesta balanceada: un exceso puede resultar tóxico. En este grupo se incluye a las vitaminas A, D, E, K y F.

Al igual que las vitaminas hidrosolubles y los vitamonoides, la incorporación de vitaminas liposolubles puede ser realizada mediante la toma de suplementos y complementos dietarios y vitamínicos, según recomendación médica, o bien puede ser cubierta mediante una alimentación balanceada y equilibrada. Aprenderemos con esta nota sobre qué alimentos debemos incorporar para poseer un correcto aporte vitamínico de este tipo.

"Una de las vitaminas liposolubles que se debe incorporar a nuestra dieta, es la vitamina E (tocoferol), ya que es importante para la reproducción."

"La incorporación de vitaminas liposolubles puede ser realizada mediante la toma de suplementos dietarios, según recomendación médica, o bien puede ser cubierta mediante una alimentación balanceada y equilibrada."

Alimentos que contienen vitaminas liposoluble

  • La vitamina A (retinol), se halla en alimentos de origen animal, aunque en ciertos vegetales podemos encontrar la provitamina A. Al ser sensible a la luz y a la temperatura, a veces se pierde en los procesos de cocción. Podemos consumirla mediante la ingesta de vísceras animales, huevos, quesos, manteca; en alimentos de mar como el atún y el bonito; en el boniato, la acedera, la zanahoria, la espinaca y el perejil, y también en el aceite de soja.
  • La vitamina D (calciferol) es vital para la correcta absorción de fósforo y calcio. Su ausencia puede producir descalcificación ósea, conduciendo a osteoporosis, caries o raquitismo. Podemos incorporarla mediante la ingesta de sardinas, boquerones, atún y bonitos; quesos magros, curados y frescos, leche y yogur; huevos; margarinas; y en champiñones.
  • La vitamina E (tocoferol) es importante para la reproducción, y puede ser ingerida con el aceite de girasol, de soja, de oliva y de maíz, el germen de trigo y de maíz, coco, margarina, soja germinada, maníes, avellanas, almendras y nueces. Por su parte, la vitamina K (antihemorrágica) puede ser ingerida con vegetales de hojas verdes e hígado de bacalao.
  • La vitamina F, aunque no se trate de una "verdadera" vitamina, describe a los ácidos grasos esenciales, dividiéndose en los grupos omega 3 y omega 6. El grupo omega 3 son los ácidos linoleico, linolénico y araquidónico, existentes en aceites vegetales, las semillas de girasol, frutos secos y paltas; también se incluye aquí al ácido gamma-linolénico. El grupo omega 6 está formado por los ácidos grasos eicosapentaónico y docosahexaenóico, presentes en pescados grasos.
Te puede interesar
Más sobre Nutrición y Alimentación

Gracias por leer Cómo incorporar Vitaminas Liposolubles en nuestra Dieta, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días.

Comparte

Tú opinión

Esta nota te fue útil?

Anterior:
Cómo utilizar las Propiedades Medicinales de la Naranja
Siguiente:
Cómo incorporar Vitaminoides o Falsas Vitaminas en la Dieta cotidiana