Una Vida Simple y Feliz: ¿Es Posible?

En estos tiempos acelerados, con estrés, con obligaciones y mandatos sociales, te proponemos poner en práctica acciones concretas para tener una vida simple y recuperar el goce por el día a día, apreciando la realidad tal y como es, y no según “lo que debería ser”.

Te puede interesar: Cómo ser Feliz en el Trabajo

Es que estamos constantemente bombardeados por imágenes que nos dicen que “para ser exitosos tenemos que tener mucho dinero”, o “para ser bellos tenemos que tener un cuerpo escultural”. Pareciera que los valores que definen nuestra humanidad se miden en números: el del dinero en tu cuenta bancaria, el de la superficie de tu vivienda, el de los centímetros de tu cintura y tantos más. ¡Pero eso es cuantificar en lugar de cualificar!

El éxito y la felicidad dependen exclusivamente de cada persona, y mucho puedes hacer para disfrutar de las cosas simples de la vida y ser feliz.

6 formas de tener una vida simple

Estos consejos son sumamente eficientes, sin embargo, debes seguirlos con plena fe, y con tanta dedicación como puedas. Sólo dependerá de ti el ponerlas en práctica y el activarlas realmente en tu vida. Te recomendamos lo siguiente:

"Establece metas realistas, cuantificables y alcanzables, e implementa al menos una de estas ideas por semana para hacer tu vida más simple."

1. Abandonar tus creencias negativas: Tú mereces la felicidad y el bienestar tanto como cualquier otra persona. No estás ‘maldito’ ni tienes una brujería o un mandato religioso que te impida disfrutar de una vida minimalista y feliz. Pero antes, tienes que pensar en positivo y sentir desde tu propio punto de vista, para saber cuál es el camino a tomar, el que te lleve hacia el bienestar. Todo puede salir bien, sólo debes dejar de imaginar lo contrario.

2. Conectarte con la realidad: Lo que ves en la TV, en internet, en tu móvil y en los periódicos no siempre es tan real como lo que te rodea. Si te pasas el día viendo las redes sociales, sólo verás lo que los demás quieren que veas: su mejor día, su mejor paseo en vacaciones, su mejor foto, y no las situaciones infelices. Esto sólo crea en ti una falsa creencia de que “todos los demás están maravillosamente en sus vidas”, mientas que tú estás allí quieto y con pesar. ¡Eso no es verdad!. En lugar de ver los muros de tus amigos, dedica tiempo a compartir una taza de café y una charla sincera, y verás que todos somos humanos con pesares y con alegrías, aunque sea fácil pasarlas por alto a menudo.

Mantener todo ordenado en la habitación hace la vida más fácil

Simplifica tu vida comenzando con tu hogar: regala lo que ya no te de felicidad, bota lo que no sirve, y disfruta de tus ambientes más libres.

© Depositphotos.com/dimarik

3. Hablar menos: Esta es bien difícil, pero muy satisfactoria. Para simplificar la vida dedica al menos un día por semana a hablar tan poco como puedas. Esto te obligará a escuchar más y, también, te forzará a escoger las palabras que uses, reduciendo su cantidad. Cuanto más restringidos estamos al hablar, es menos probable que “malgastemos” ese recurso en pesimismos, en mentiras o en palabras carentes de contenido. ¡Hacer más simple tu vida comienza por simplificar tus comunicaciones!

4. Socializar sólo por placer: Hay muchos eventos del plano laboral a los que debemos asistir casi por obligación. Por eso, en lo que respecta a lo social, te sugerimos sólo rodearte de quienes te hagan feliz, y asistir sólo a encuentros que te den bienestar (ya sea por lo que son, como por las personas que asistirán). Si en verdad no quieres ir a un sitio por compromiso, evita hacerlo (siempre y cuando no tengas culpa luego, ni consecuencias en otros planos). Reduce también tus compromisos neutros, y busca pasar el tiempo a solas o con quienes te den verdadera felicidad.

5. Saldar tus deudas: Las finanzas no son el gran logro en estos tiempos y, aunque la cultura nos quiere convencer de que tener dinero es sinónimo de ser felices, lo cierto es que los billetes y monedas son sólo un recurso: ni un bien, ni un mal en sí. Para que tu vida sea más simple, organiza tus finanzas, clasifica tus ingresos y tus gastos obligatorios, y salda tantas deudas por mes como puedas. Evita contraer otras nuevas, comprando sólo lo necesario (durante algunos meses al menos). Tener finanzas bien organizadas te dará mucha paz mental.

"Estos consejos para simplificar la vida son sumamente eficientes, sin embargo, debes seguirlos con plena fe, y con tanta dedicación como puedas."

6. Vaciar tu hogar: En estos tiempos estamos demasiado apegados a los bienes materiales. Ahora: no te sugerimos que dejes todo tu hogar vacío, pero sí deshacerte de lo que ya no tenga una función en tu vida. Comienza una habitación por vez, vaciando roperos, muebles y zonas de guarda. Clasifica cada elemento, descartando lo que ya no sirva y obsequiando lo que ya no uses, o simplemente lo que no te de felicidad. Limpia la habitación y regresa sólo aquello que decidas conservar porque trae bienestar a tu existencia. La semana próxima, repite la tarea con la siguiente estancia del hogar.

Establece en tu vida metas realistas, cuantificables y alcanzables, e implementa al menos una de estas ideas por semana, para hacer tu vida más simple en menos tiempo del que piensas.