Cómo Tratar la Claustrofobia

Consejos para superar la claustrofobia. Cómo tratar la claustrofobia. Señales para identificar si eres claustrofóbico

La claustrofobia es el miedo a los espacios cerrados, y se engloba como uno de los distintos trastornos de la ansiedad.

La claustrofobia es un trastorno padecido por un 3 a un 5 por ciento de la población mundial. Veamos de qué manera enfrentarlo.

¿Qué es la claustrofobia?

Existen muchos tipos de fobias en la actualidad, y la claustrofobia es una de ellas. Se estima que la padece de un 3 a un 5 por ciento de la población mundial, y en todos los casos es importante saber cómo actuar ante ella.

La claustrofobia es el miedo a los espacios cerrados, y se engloba como uno de los distintos trastornos de la ansiedad. Más que el miedo al lugar en sí mismo, los claustrofóbicos suelen temer más por otros motivos, como una hipotética asfixia o el temor de quedar encerrado para siempre en ese espacio.

Cómo saber si eres claustrofóbico

Si muestras varias de estas características, es posible que sufras del miedo a espacios cerrados.

  • Siempre que puedes evitas ascensores, habitaciones cerradas, túneles, cuevas y similares.
  • Físicamente, cuando estás en un lugar encerrado sientes que se te dispara el corazón, que sudas, que te falta el aliento, así como temblores e incluso desmayos esporádicos.
  • Sientes terror y pánico, incluso solo de pensar en la claustrofobia.
  • Cuando estás encerrado en algún sitio o bien en lugares muy concurridos, buscas instintivamente cualquier salida para sentirte más tranquilo.

"La claustrofobia es el miedo a los espacios cerrados, y se engloba como uno de los distintos trastornos de la ansiedad."

Te puede interesar: Cómo reconocer un trastorno de ansiedad

Cómo tratar la claustrofobia

Estos son algunos consejos prácticos que puedes emplear si padeces claustrofobia. Ten en cuenta que dependiendo del grado del trastorno, en algunos casos se precisa de ayuda médica:

- No huyas de la presión, sé consciente de ti mismo cuando notes el terror. Comprueba que, a pesar de tus miedos infundados, sigues ahí, que nada te ha pasado y que es muy difícil que te pase.

- Si te tranquiliza comprobar todas las salidas posibles de un espacio cerrado, hazlo sin más.

- Puedes probar con algunas plantas y remedios naturales para tratar la claustrofobia, como las flores de Bach, que además siempre puedes llevar encima. Algunos suplementos alimenticios te pueden ayudar a calmar los nervios, como la vitamina B.

- Determinados expertos recomiendan técnicas un poco agresivas para vencer la claustrofobia. Un ejemplo de ello sería tratar de encerrarse en la habitación, y posteriormente, en un armario o similar (siempre y cuando no haya ningún peligro de ningún tipo). No te recomendamos realizar esta experiencia si no te ves con valor para hacerlo.

Recuerda que la claustrofobia se puede tratar con estos consejos en la medida que no se encuentre en un grado de gravedad considerable. De lo contrario, lo mejor es acudir a un psicólogo que pueda proporcionar una terapia, hipnoterapia, o hacer una derivación a un psiquiatra, quién analizará el caso y de ser necesario, recetará alguna solución en forma de antidepresivos u otros medicamentos sintéticos.

"Recuerda que la claustrofobia se puede tratar con estos consejos en la medida que no se encuentre en un grado de gravedad considerable."