Sociedad
Como enfrentar los berrinches con amor

Técnicas para sobrevivir a los berrinches de tu hijo

Los berrinches son la primera gran estrategia que manejan los pequeños para salirse con la suya. No te dejes vencer y descubre cómo enfrentar sus rabietas con amor y educación.

24/05/21 por Eugenia

A partir de los dos años aproximadamente, los niños conocen el poder de sus rabietas y berrinches

Enfrentando los berrinches

Hay una edad que todo padre experimentado conoce bien, y son los “terribles 2 años”. A partir de los 24 meses (aproximadamente) y hasta bien entrado el tercer año de vida, los niños toman conciencia del poder que tienen para influenciar las conductas de los demás y salirse con la suya, cuando quieren una golosina o hacer lo que les plazca (como no comer o no ir a la cama). Es así que descubren que, al hacer pataletas tremendas, suelen “ganar por cansancio”, y muchos papás y mamás caen en esta trampa fácil de “con tal de que ya no llore, le doy esa golosina que quiere”.

También te puede interesar...
Cómo cambiar un no por un si en los niños

En cambio, muchos otros optan por negar catedráticamente y poner reglas firmes, que crean un ambiente de discordia (y una desoladora pena) en el hogar. Pero hay un modo de dar por finalizados los berrinches, poco a poco y con algo de paciencia, firmeza y amor. Aquí te contamos algunas buenas tácticas para no privar a tu niño o princesa de sus gustos, sin hacer rabietas, pataletas, llantos o berrinches.

La importancia de ser constantes frente a los berrinches

Es importante dejar que, en algunas pocas ocasiones, los niños sí triunfen en sus deseos, sólo debes saber cuándo “premiarlo” por su buena conducta. Lo fundamental es que tú misma respetes el “no” que has dicho. Si tu pequeño comienza a hacer una rabieta en la tienda porque quiere una cierta marca de cereales y le dices que no, entonces definitivamente no debes comprarla, al menos no en ese viaje a la tienda. Enséñale, en cambio, que si pide las cosas de buena manera tendrá más y mejores oportunidades de conseguirlo. Así, en el próximo viaje al mercado, explícale que debe de pedir sus cereales de buena forma y aceptar las consecuencias: a veces sí podrás comprarlo, y otras veces no.

Cuando dices que no a algo y, tras algunos minutos de rabietas, terminas cediendo, tus hijos aprenden que las pataletas y los llantos son la forma de vencerte en esta batalla. Pronto ni siquiera se molestarán en pedir algo, simplemente iniciarán la pataleta a la primera, pues saben que ese es el camino más corto para conseguir lo que quieren.

"Una buena manera de prevenir las rabietas es diciéndoles con anticipación lo que sucederá si no hacen caso."

Mantén tu firme no, pero sin gritos, enojos, amenazas ni palabras faltas de amor. Conserva la calma, intenta dejar que tu hijo o tu niña termine con su rabieta y ofrécele luego un gran abrazo en agradecimiento. Pero no le des eso que estaba pidiendo sólo por haber dejado de llorar y gritar, debes tener fuerzas y saber que esa negativa la estás dando desde la educación y desde el cariño.

Una buena manera de prevenir las rabietas es diciéndoles con anticipación lo que sucederá (eso por lo que suelen hacer berrinches). Supón que tus hijos están jugando: diles que en 15 minutos deben ir a lavarse las manos para comer. Repítelo cuando falten 10, y cuando falten 5 minutos. Así, ellos mismos podrán ir controlando su tiempo y anticipándose a lo que sucederá. Junto con una negativa a los berrinches, comenzarán a administrar su tiempo de manera más eficiente.

Cómo evitar perder la paciencia frente a un berrinche

Además de enseñar a tus hijos a no hacer rabietas para salirse con la suya, sino pedir las cosas de buena manera y respetar lo que digan los mayores, otra enseñanza bien importante para darle fin a los berrinches es aprender tú misma a controlarte. Los adultos vivimos en un mundo algo diferente del de los pequeños: estrés, obligaciones, preocupaciones y demás se apoderan de nuestro buen humor, en una guerra que libramos cada día.

Es muy fácil que el cansancio y las angustias regulares nos hagan perder la paciencia cuando uno de nuestros niños comienza una pataleta, por eso debes educarte a ti misma a conservar la calma y predicar con el ejemplo. No puedes enseñar a tus niños a no hacer rabietas, cuando tú misma caes en la misma trampa, en una “rabieta adulta” repleta de gritos, llantos y enojos.

Cuando tu pequeño inicie su rabieta, arrodíllate a su nivel, míralo a los ojos, y dile que por favor detenga esa mala conducta. Repítelo una vez más y, a la tercera vez que necesites decirlo, simplemente levántate y sigue adelante con tus actividades. Te parecerá muy cruel al principio, pero pronto tu pequeño comprenderá que, si continúa con su pataleta, simplemente no tendrá tu atención.

También te puede interesar...
Métodos para darle fin a las rabietas y berrinches del niño

"Otra gran enseñanza importante para darle fin a los berrinches es aprender tú misma a controlarte."

Cuando sientas que la ira comienza a apoderarse de ti, sólo respira profundo, cuenta hasta 10 (o 100, en algunos casos), y canta una canción, en voz alta o en tu mente, para demostrarle a tu hijo o hija que no participarás en su berrinche. Un truco bastante útil es llevar un trozo de goma de mascar a tu boca: cuando masticas le dices a tu cerebro que “si estás comiendo, es porque todo está bien”, y eso te ayudará a mantener la calma, algo fundamental para enfrentar los berrinches con amor.

Te sugerimos leer este artículo:

Cómo cambiar un no por un si en los niños

Cambiar un no por un si en los niños

En algunas circunstancias o momentos no podemos evitar decir que “no” a nuestros hijos, pero algunas veces podemos evitar el conflicto si actuamos con “astucia”.

Te gusta esta nota?