Cómo Quitar el Mal de Ojo

¿Quieres combatir “la ojeadura”? Aprende estas técnicas fáciles para quitarla, ahuyentando las envidias y malas energías de tu vida.

4 rituales para quitar el mal de ojo. Cómo prevenir la ojeadura. Rituales para evitar la ojeadura. Cómo curar el mal de ojo

© Depositphotos.com/photography33

Una simple envidia puede dejarte con los síntomas clásicos. Aprende estos rituales para quitar el mal de ojo fácilmente.

Cómo Curar el Mal de Ojo

No es necesario acudir a una tía conocedora, una vecina misteriosa ni menos a un centro de bienestar alternativo: puedes aprender a quitar el mal de ojo fácilmente, con estos 4 rituales. Sólo pon en práctica algunas de estas buenas soluciones cuando notes los síntomas de la ojeadura, los cuales son:

  • Somnolencia
  • Malestar general
  • Jaqueca
  • Decaimiento
  • Desánimo
  • Bostezos repetidos
  • Apatía
  • Mal humor
  • Falta de apetito
  • Falta de energías
  • Expresión triste en la mirada
  • O simplemente sentir una mala “vibra” en tu hogar o a tu alrededor

Cómo prevenir la ojeadura

Es importante vivir una vida de bienestar, liberación y solidaridad para evitar la ojeadura. Aplica los rituales sólo cuando no quede otra alternativa y no tengas a alguien cercano que pueda hacerlo por ti.

Para prevenirla, trata de no tener “enemigos”. Ten cuidado al compartir tus buenas nuevas con personas envidiosas o simplemente infelices, que podrían sentirse mal y concentrar en ti sus propias malas vibraciones. Usa las curas y amuletos que te hagan sentir protegido; algunos de los más elegidos son la herradura de caballo en el acceso al hogar, plantar una ruda al frente y en el jardín trasero, llevar una cinta roja atada a la muñeca o en el tobillo, y colocar flores de lavanda en el frente de la vivienda, o en jarrones dentro del hogar.

Cómo quitarse el mal de ojo. Cómo curar la ojeadura. 4 métodos para quitar el mal de ojo.

El Ojo de Horus y el Ojo Turco De Vidrio Azul son dos de los amuletos más usados para prevenir la ojeadura.

© Depositphotos.com/lavalova

4 rituales para quitar el mal de ojo

Prueba con estas acciones fáciles para eliminar la temida ojeadura de tu vida. Elige el que prefieras y ponlo en acción; puedes aumentar con otro o también hacerlos todos, si te sientes a gusto de ese modo.

1. Cura con el Ojo de Horus

Este amuleto protector es uno de los más usados para prevenir y curarse la ojeadura a uno mismo. Bastara con colocarlo en el ingreso al hogar, llevarlo como joya colgado al cuello, o también pintarlo en la propia puerta de la vivienda, aunque sea pequeño y quede oculto al ojo distraído.

Pon el amuleto donde sientas que necesitas protección, y especialmente cuando vayas a reunirte con personas que crees que pueden estar enviándote malas vibraciones.

2. Curar la ojeadura con ruda y sal

Con las puertas y ventanas abiertas, toma un poco de hojas de ruda seca y pulverízalas, triturándolas con los dedos, para poner un poco en cada una en las aberturas de tu hogar y evitar el ingreso de malas vibras, permitiendo a la vez la salida de las existentes en tu hogar.

Toma sal fina, la que quieras, y vierte tres pizquitas en cada esquina de tu casa (donde se acomodan las malas energías), y por último, prende fuego unos carboncitos vegetales en una lata de conservas, agregando unas ramas de ruda fresca. Recorre todo tu hogar para que el humo limpie cada habitación, y termina el ritual haciendo que el humo te cubra por completo.

Luego, cierra las puertas (por seguridad) y toma una larga y relajante ducha caliente. Cámbiate la ropa y disfruta de una taza de té, o pasa un momento grato con música y un buen libro. Por la mañana, la mala energía se habrá ido de tu hogar y de tu cuerpo.

3. Quitar mal de ojo con velas

Enciende una vela banca nueva al centro de la habitación donde sientas la peor concentración de malas energías, o tal vez en la estancia donde pases más tiempo. Deja que la llama arda mientras oras, dices algunas palabras positivas de curación, o recitas un mantra beneficial para tu espíritu. Sólo concéntrate en estar bien, alegre, libre de dolor y molestias, imaginándote rodeado de energías positivas.

Cuando la vela se haya consumido por completo, toma el resto que haya quedado y entiérralo fuera de tu casa (o bótala a un cauce de agua), diciendo palabras de agradecimiento.

4. Cura de carbón y sal

Pon en un plato blanco tres trozos de carbón vegetal, y tres cucharadas de sal gruesa. Coloca el plato debajo de la cabecera de tu cama y déjalo por 7 noches. Pasada la última noche, con el primer rayo del sol (o tan temprano como puedas) tira el contenido del plato sin tocarlo, y bota todo en un cauce de agua (es mejor si la bolsa es de papel biodegradable, o tira sólo el contenido y no la bolsa al arroyo).

Puedes repetir el ritual si sientes que lo necesitas, realizándolo tres veces seguidas como máximo y dejando al menos una semana libre para analizar los resultados.

Estos 4 rituales para quitar la ojeadura son muy simples de hacer, pero recuerda concentrarte siempre en ser feliz y atraer la energía positiva a tu vida y a tu hogar, ¡todo es una cuestión de actitud!