Los imanes suelen ser utilizados para decorar la heladera, o quizás para poder sujetar de ella papeles, recordatorios, notas, facturas por pagar, etc. Pero hay otra manera de utilizarlos, y es en la enseñanza de nuestros pequeños niños.

Te puede interesar: Cómo hacer Imanes para Pegar en la Heladera

Podemos crear imanes entretenidos y didácticos, que permitan al pequeño jugar y aprender. También, claro, pueden ser utilizados en el refrigerador, o también sobre una superficie metálica (como una cartelera o una plancha metálica montada a una pared o sobre un atril), con lo que estos juguetes educativos podrán ser disfrutados tanto en la cocina como en el cuarto del niño.

Hay empresas dedicadas especialmente a la creación de imanes entretenidos y educativos. Una de ellas imprime vocablos propios de diversas regiones, para dejar asentadas aquellas palabras típicas de ciertas ciudades o países en la decoración de nuestro hogar. Esta es una genial idea para regalar a nuestros visitantes extranjeros, o aquellos que están radicados en tierras remotas.

También podemos hacer imanes que contengan las primeras palabras que aprende el niño, como "mamá", "papá", "perro", "casa" y otras. Los nombres de los miembros de la familia son otros contenidos que podemos elaborar, o incluso letras sueltas, para que el niño vaya usando estos imanes y formando sus propias palabras.

Para hacer estos imanes planos didácticos podemos encargar el servicio a una empresa de imprenta, o bien comprar la plancha de "papel de imán". Esta plancha delgada y flexible puede ser adquirida en librerías bien completas, y también en imprentas, ferreterías y en tiendas de artesanías.

Con papel autoadhesivo para computadora, crearemos la parte visible de los imanes. Utilizaremos la computadora y un programa de diseño o un procesador de textos, según sea el formato a lograr. Luego, imprimimos la hoja y la pegamos a la plancha de imán. El corte de las formas se realiza con cutter o con tijera, sencillamente, pues la plancha de imán es de un material parecido a una goma, y no metálico.

Además de recortar las letras según su forma para que el niño pueda aprender el alfabeto, o de cortar carteles que contengan las palabras, también podemos utilizar esta técnica para crear, por ejemplo, piezas de rompecabezas de gran tamaño, ya sean lisas o escritas. También podemos cortar cualquier tipo de formas, para que el niño vaya adquiriendo estas nociones a través del juego.

Luego de imprimir y pegar los contenidos al imán, puedes protegerlos con papel de contacto autoadhesivo o con barniz en aerosol, siempre dejándolo secar perfectamente antes de cortar, para que perduren a lo largo de los años.