La figura de los muñecos y su peligro potencial

Cuando compras un muñeco de figura esbelta y cuerpo musculoso, puedes estar provocando una imagen poco real en la psiquis de tus pequeños. Analicemos más este aspecto.

La importancia de jugar con muñecos realistas

La importancia de elegir muñecos realistas

Cuando buscas un muñeco para regalar a tus hijos es fácil dejarse llevar por las modas y escoger la tradicional Barbie, o ese guerrero con accesorios de combate, pero estaríamos cayendo en una trampa fácil y muy peligrosa: estos muñecos, con sus proporciones imposibles, sólo ponen en riesgo la psiquis de nuestros hijos e hijas.

La figura de los muñecos y su peligro potencial
Busca muñecos igual de entretenidos, pero con siluetas más realistas

Numerosos estudios a lo largo de las últimas décadas han demostrado que estas figuras humanoides con cintura de avispa y con músculos que bien podrían estas inflados con una bomba de aire, provocan que los chicos asuman esta “realidad” como el estándar de belleza al que deben aspirar, para cumplir con lo que la sociedad pretende de ellos. Por eso, te proponemos elegir muñecos igual de entretenidos, pero con siluetas más realistas, saludables, con las que los más pequeños podrán desarrollar una mentalidad mucho más sana respecto de la manera en la que el cuerpo humano real se ve, o debería verse.

Las “muñecas reales”

Por fortuna, muchos productores de juguetes se han dado a la tarea de insertar en el mercado líneas muy atractivas de lo que se ha denominado “muñecos reales”. Son figuras que se adecuan mucho mejor a los estándares de belleza actuales, pero en cuerpos humanos de proporciones reales y, más importante aún: posibles. Estos son elementos que tus hijos adorarán, cumplen con todas las “funciones” de aquellas figuras imposibles, pero los educan hacia una autoestima superior, alejándolos de los peligros del desarrollo de traumas de la imagen corporal, de alimentación y otros.

Quizás quien popularizó esta tendencia de los muñecos reales, tanto más saludable que las corrientes antiguas (que, a pesar de todo, siguen abundando las góndolas de las jugueterías) fue Nickolay Lamm, creados de la sensacional muñeca Lammily. Para dar vida a su obra, el diseñador acudió a un método de financiación colectiva, y hoy llega a todos los mercados con esta propuesta más saludable, bajo la leyenda “ser promedio es hermoso”.

Los niños tienen, quizás, más dificultades para hallar muñecos de proporciones reales. Los coleccionables de figuras deportivas siguen siendo los más adecuados, pues reflejan de manera algo más apropiada la verdadera estatura y musculatura de las estrellas del fútbol, del básquetbol y de otras disciplinas. Sin embargo, los muñecos articulados de guerra (del estilo del G.I.Joe) continúan demostrando torsos demasiado musculosos, caderas pequeñas y espaldas casi al doble del tamaño real en humanos. Y esto, se ha demostrado, provoca un desarrollo poco saludable también en los niños, que asumen que ese es el cuerpo que debieran tener para ser seguros, fuertes y exitosos. Otros muñecos, como el tradicional acompañante de Barbie (Ken y otro) tienen figuras esbeltas, enorme estatura y, si bien presentan mayor diversidad racial, siguen teniendo proporciones irreales.

¿Entonces, qué muñecos elegir?

Sigue tus instintos y los gustos de tus hijos. Los muñecos articulados son los más solicitados por los pequeños, pero quizás influye que es una gran oda. Puedes optar por muñecos de proporciones reales, o también disfraces, muñecos de trapo, elementos deportivos o lo que prefieras, teniendo siempre en mente el desarrollo saludable de tus pequeños, aunque no reciban ese regalo que los demás tienen en la escuela.

"Elige muñecos de siluetas más realistas, con las que los más pequeños podrán desarrollar una mentalidad sana respecto de la manera en la que se ve el cuerpo humano."

'

Muchos productores de juguetes se han dado a la tarea de insertar en el mercado líneas muy atractivas de lo que se ha denominado “muñecos reales".