Guía para Enseñar a Limpiar

Si eres el responsable en la higiene del hogar, entonces seguramente querrás aprender estas técnicas simples para enseñar a limpiar con eficiencia, con salud, y fundamentalmente: sin tedio. Es que limpiar el hogar o la oficina puede no ser la tarea más entretenida que tengamos en el día, pero si sabemos hacerlo con eficacia entonces será al menos algo fácil.

Te puede interesar: Cómo Limpiar y quitar el mal olor a los Utensilios de Cocina

Si pretendes enseñarle a alguien a limpiar la cocina, la casa, el sanitario o lo que sea, especialmente a tus hijos o incluso a tu pareja, aquí te ofrecemos algunos tips para que los espacios brillen no sólo cuando te toque a ti cumplir la tarea.

¿Qué se debe limpiar primero?

Una manera de enseñarle a alguien a limpiar es compartir tu técnica. Quizás tú empiezas una habitación a la vez, limpiando primero con el plumero, luego los muros, los muebles, los detalles y finalmente los pisos con medios húmedos. Pero la persona a la que quieres convidarle tu sabiduría tal vez prefiera comenzar por los vidrios, luego los muros y los muebles y después los pisos en seco.

"Para enseñar a limpiar primero debes mostrar desde el ejemplo, al menos desde las instrucciones, y luego permitir la experiencia."

Claro, ya sabemos que debemos limpiar desde arriba y hacia abajo en cualquier escenario, eso debería cumplirse en cualquier método, pero todo lo demás correrá por cuenta de quien limpie. Si él o ella prefiere empezar por los pisos, entonces deja que lo haga y procura aprender tú también de sus técnicas: ¡tal vez el éxito esté en una combinación entre ambas!

Enseñando a limpiar

La mejor enseñanza se logra desde el ejemplo y la práctica. Nadie que conozcamos ha aprendido a limpiar vidrios leyendo las instrucciones en un papel, así que si quieres enseñarle a tus hijos, hermanos, pareja o amigos, coméntales cuál es tu técnica, dile dónde están los materiales que necesitará, explícale la metodología y deja que lo hagan. Cuando al fin terminen, verifica los resultados, indicándoles qué ha hecho bien y qué podría necesitar de más atención.

Para enseñar a limpiar primero debes mostrar desde el ejemplo, al menos desde las instrucciones, y luego permitir la experiencia. Esto es de particular importancia para el aseo del sanitario y de la cocina, zonas que además de una limpieza básica requieren de una desinfección. Demuéstralo haciéndolo tú a primeras, para indicar cuál es el producto limpiador, el tiempo de espera, y el método de fregado necesario para cada superficie. O empieza tú la acción y deja que tu "alumno" la continúe, verificando si está haciéndolo como se necesita, particularmente al limpiar la taza del baño, donde se requiere un fregado específico.

Enseñar a limpiar el hogar. Cómo enseñar a limpiar el baño. Enseñar a limpiar la cocina.

Recuerda que aprender de limpieza debe ser divertido, un tiempo compartido con los niños y no un momento para los regaños.

© Depositphotos.com/Dejan.Ristovski

Sólo deberás intervenir cuando notes que se requiere cuidado con algo. Si tienes un elemento muy propenso a rayones, si ves que estará por usar un limpiador con solventes sobre una madera laqueada, si notas que está a punto de pasar un cepillo rígido sobre el parqué plastificado, son situaciones en las que debes dar el grito y frenar la acción. Explica por qué no debe hacer tal cosa, para que comprenda la razón y, además, para que adquiera la práctica de analizar las superficies y elegir la mejor solución de limpieza. Así, no sólo estarás enseñando a limpiar, sino también a cuidar cada elemento y superficie del hogar.

"Una vez que enseñes la técnica, tan sólo deberás intervenir cuando notes que se requiere cuidado específico con algo."