Para lograr desgrasar un caldo, lo primera es prepararlo por lo menos un día antes de consumirlo.

Luego de preparado, se coloca en la heladera, y por efecto del frío, la grasa se solidificará en la superficie y sera mas fácil retirarla con una espumadera, colador o cuchara.