Sociedad
Cómo administrar el tiempo al ser madre y profesional

Consejos para administrar tu tiempo cuando eres madre y profesional a la vez

¿Eres madre hiperactiva? Pues no puedes hacer todo a la vez y salir airosa. Aprende a administrar tu tiempo para poder cumplir como madre, profesional y tener un tiempo para ti misma.

24/11/21 por

Aprende a tener apagado tu teléfono móvil, también en el trabajo debes aprender a decir no.

Mamá hiperactiva

¿Cómo administrar el tiempo cuando eres mamá y tienes un trabajo que te demanda mucho esfuerzo, responsabilidades, horas suplementarias, etc.? Y además quisieras, (¡como todas!) disponer de un poco de tiempo para ti misma, aunque sólo sea un poco.

También te puede interesar...
Tips para iniciar tu emprendimiento siendo madre

Todas las mujeres que trabajan sienten que les falta tiempo pero, para las madres en particular, parece un problema sin solución.

Encargadas de la mayoría de las responsabilidades familiares, que combinan con trabajos muy demandantes, el empleo del tiempo diario parece una carrera contra reloj.

Para que tengas una idea de esto, haz una lista de tus obligaciones diarias: cita con el pediatra, pasar por la escuela para solucionar algún tema, compras de último minuto, reunión de última hora en la oficina, pasar por la tintorería, concertar un trabajo doméstico (electricista, plomero, técnico del lavarropas...) son tantas las responsabilidades que pospones el encuentro con esa amiga que acaba de separarse de un día para otro.

Frente a esta situación, el hombre moderno participa tanto como puede, muchas veces no participa más, no por falta de voluntad sino porque realmente no sabe cómo hacerlo. Y no hablemos de la cantidad exorbitante, en el mundo entero, de mamás solteras o divorciadas y que son el único sostén económico del hogar.

Delimitar el tiempo y compartir tareas

Para administrar del mejor modo posible tu tiempo y puedas encontrar ese hueco para ti misma, ya sea para leer, encontrarte con una amiga, ir al gimnasio o lo que quieras hacer, debes comenzar por delimitar lo mejor que puedas tu tiempo profesional y tu tiempo personal.

Busca una colega, una amiga o habla claramente con el papá de tus hijos para compartir las tareas familiares. Por ejemplo, combina días con otra mamá para llevarse a los niños (los martes tú, los jueves ella) intercambiar este servicio será beneficioso para ambas.

Trata de organizarte planificando tus jornadas o semanas, tarea por tarea. Si no tienes una persona que te ayude en las tareas domésticas, organiza las mismas de modo semanal o mensual (planchar, lavar, limpieza general, compras, pago de facturas...)

Aprender a poner límites

Muchas veces no percibimos la cantidad de tiempo propio que le otorgamos a los demás: vecinas, hermanas, tías, amigas que nos invaden y a las que no podemos o no sabemos limitar y que se llevan parte de un tiempo en el que, es probable, quisiéramos estar solas o utilizar de otro modo. Debes aprender a decir: ¡hoy no estoy para nadie!

También te puede interesar...
Cómo ser mamá y salir a trabajar

En tu trabajo también trata de poner límites a las reuniones para que no se extiendan inútilmente. Seguramente, muchos de tus colegas no tienen prisa por volver a sus casas, o no tienen tus obligaciones. Negocia estos límites sin ofender ni agredir.

Aprende a tener apagado tu teléfono móvil, también en el trabajo debes aprender a decir no. Es muy común que las empresas descansen sobre las mujeres profesionales competentes y se les exija resolver todos los problemas cuando otros podrían ocuparse.

Otra causa importante de estrés y de mala administración del tiempo es aceptar tareas cuando no estamos seguras de poder cumplirlas. Esta conducta atenta contra cualquier organización.

Si tienes planificado el lavado de ropa, o una sesión en el gimnasio o tu clase de yoga para esa tarde, no lleves trabajo extra a tu casa, querrás hacer las dos cosas y harás las dos mal, o declinarás tu tiempo personal en favor del trabajo.

Sé egoísta, aunque pienses que esos 30 minutos se los estás restando a tu familia porque los dedicas a leer, hacer gimnasia, meditar, o lo que sea; no es así, porque si tú estás bien y relajada, tu estado mental redunda en la calidad de vida de tu familia.

No compitas contigo mismo o con la mujer que has idealizado; ser madre y profesional no quiere decir ser la "mujer maravilla".

Determina cuáles son tus horas más productivas

Todos tenemos un ritmo biológico propio al cual debemos sacar el mayor provecho posible. Si tus mejores horas son las de la mañana, levántate más temprano para trabajar y duerme una pequeña siesta, te repondrá pilas para ocuparte durante la tarde de la casa y la familia.

Aparta siempre 30 minutos del día, por lo menos, para hacer lo que más te gusta.

Si tu trabajo te gusta, si la maternidad te hace feliz, si estás en pareja y quieres mantenerla, debes aprender a administrar tu tiempo de un modo coherente y saludable, sin tener que hacer malabarismos.

Si has llegado a esta situación de ser madre y profesional es porque ya eres una mujer fuerte y decidida, sólo debes aprender a organizar tu tiempo para administrar tus fuerzas y reservarte unas horas sólo para ti...y esto no es ser egoísta.

Tips para iniciar tu emprendimiento siendo madre

Trabajar desde casa mientras cuidas de tu pequeño puede ser la combinación perfecta para ser mamá y trabajadora. Inicia tu propio proyecto con estas ideas.

SEGUIR LEYENDO...
Te puede interesar
Más sobre Embarazo y Maternidad

Gracias por leer Consejos para administrar tu tiempo cuando eres madre y profesional a la vez, si te gustó esta nota, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y compartilo.

Te gusta esta nota?