Sociedad
Un emprendimiento para mamá

Tips para iniciar tu emprendimiento siendo madre

Trabajar desde casa mientras cuidas de tu pequeño puede ser la combinación perfecta para ser mamá y trabajadora. Inicia tu propio proyecto con estas ideas.

19/11/18 por Eugenia

Trabajar desde casa te dará una gran libertad horaria para hacer tus actividades laborales y de madre

Cómo iniciar tu emprendimiento siendo madre

La economía está cambiando a una velocidad estrepitosa. Un solo ingreso ya no parece ser suficiente para un hogar, en especial para mamás modernas que no quieren que sus hijos se priven de todas las ventajas que estos tiempos ofrecen. Para aumentar las finanzas del hogar, además de establecer un presupuesto y llevar un plan bien definido, muchas mamás han optado por iniciar sus emprendimientos laborales y comerciales trabajando desde casa, conjugando el cuidado de los niños pequeños, atendiendo el hogar, y también logrando dinero extra, siempre bien recibido en todo hogar.

Por qué hacer un emprendimiento hogareño

Salir a trabajar fuera de casa puede significar un gran aporte monetario, pero es también una manera de ausentarnos del hogar. En especial cuando tienes hijos pequeños, lo mejor para conjugar la vida laboral y la maternidad es tener un proyecto que puedas atender desde casa, para poder compartir con tus hijos (cuando menos el espacio, por seguridad) y, al mismo tiempo, crecer profesionalmente con una idea concretada en la realidad.

"Lo mejor para conjugar la vida laboral y la maternidad es tener un proyecto que puedas atender desde casa."

Iniciar un proyecto que puedas manejar desde casa te convierte en tu propio jefe. Esto te dará una gran libertad horaria, muy flexible, que podrás acomodar en torno a tus obligaciones familiares, tus quehaceres y tu propia agenda, y no a la inversa, como sucede con los trabajos de pagos fuera de casa. Además, podrás establecer tus “oficinas” donde mejor te sirvan, incluso en movimiento, pues si tu mesa de trabajo o tu ordenador no necesitan de una instalación fija, podrías trabajar desde el jardín mientras tus hijos juegan, desde la cama cuando necesites guardar reposo, o desde otros sitios según lo necesites.

Cómo establecer un proyecto hogareño

Lo primero y fundamental es elegir una tarea que te guste, de hecho que te apasione, y que puedas hacer sin sacrificios ni frustraciones. Puedes capacitarte tomando clases en instituciones, cultivarte leyendo sobre lo que realizarás, o hacer lo que consideres apropiado para mejorar lo que vayas a ofrecer.

Necesitas halar un producto o un servicio que te guste, que sepas hacer, y también que tenga un mercado de aplicación. Tal vez seas genial para hacer una receta y puedas venderla, pero si en verdad quieres montar un emprendimiento necesitarás sumar otras creaciones que deleiten a la mayoría de tus clientes potenciales. Si eres muy hábil en realizar un trabajo o un producto que la gente necesita, entonces solo debes ponerte a la vista de tus futuros clientes.

"Lo primero y fundamental es elegir una tarea que te guste, de hecho que te apasione, y que puedas hacer sin sacrificios ni frustraciones."

Eso nos lleva al siguiente tema a considerar para emprender tu propio negocio: exponerte. Puedes utilizar cartelería (impresa o creada a mano, según lo que vaya mejor con tu tipo de emprendimiento) y lucirla en los tablones de anuncios de la tienda de tu barrio, inserta en el boletín semanal de la Iglesia, o como prefieras. Para ampliar tu zona de captación de clientes, lo mejor será crear tu perfil o fan page en Facebook (¡y es gratis!), tu propio blog, o usar los emails y sistemas de mensajería para comunicar tus ofertas, promociones especiales e información de contacto.

Lo único que resta es dedicarte con pasión y esmero a hacer funcionar tu proyecto, y disfrutar de todas las satisfacciones de poder conjugar tu vida laboral con la familiar. ¡Una mamá que trabaja y una mamá que se queda en casa, todo en uno!

Cómo ser mamá y salir a trabajar

Trabajar y ser mamá al mismo tiempo

Si fuiste mamá hace poco, y también dentro de poco te toca volver a trabajar, te contamos un secreto: no eres la única.

Te gusta esta nota?