Cómo comer verduras y frutas si no me gustan

Escrito por: Eugenia

13% de votos positivos

Partamos de la base de que los vegetales no suelen gustar pero no por su sabor, sino porque preferiríamos comer otra cosa .Pues bien, con estas variantes podrás consumir vegetales con buen sabor y sin darte cuenta.

Aumentar el consumo de vegetales sin darte cuenta

Comer frutas y vegetales, esa recomendación del médico y del nutricionista, esa sugerencia de la abuela y ese mandato de mamá en nuestros años de infancia, en la adultez parece ser cada vez más difícil. Pero es la opción más saludable en lo que respecta no sólo a nuestra salud y sistema de defensas del organismo, sino que también colabora en tu hidratación, en tu belleza y apariencia, y también te aporta más vitalidad para que tus días sean más efectivos y productivos que nunca.

Cómo comer verduras y frutas si no me gustan

© Depositphotos.com/belchonock

Lo mejor de todo es que no sólo puedes comer frutas crudas y ensaladas para incorporar los beneficios de los vegetales a tu dieta diaria, sino también consumirlos de muchas maneras deliciosas, ideales para quienes dicen no gustar de las ensaladas y verduras. Aprendamos algunas buenas opciones y trucos útiles para que niños y grandes por igual aumenten su ingesta de frutas y vegetales, casi sin notarlo.

Cómo hacer bocadillos de verduras

Seguro que los chips y las patatas fritas son una delicia que todos quisiéramos comer a diario. Pero aquí buscamos hacer una alimentación más saludable.

"En lugar de bolsas de bocadillos, haz tus propios snaks con verduras en casa."

En lugar de bolsas de bocadillos, haz tus propios snaks con verduras en casa: corta finas lonjas de vegetales (patatas, batatas, berenjenas, zanahorias: lo que prefieras) y ásalas en la plancha de carnes o en un tostador, o también en el horno. Agrega sal y azúcar al gusto, y conserva una vez fríos en bolsas de cierre hermético.

También puedes aprovechar frutas y vegetales o hasta los sobrantes de tus preparaciones de ensaladas en salsas y dips, deliciosos y nutritivos.

Procesa o licua los vegetales y mézclalos con queso blanco para una salsa de untar galletas, panificados o bastones de vegetales duros como apios, zanahorias u otros. Prepara pulpas de frutas y mézclalas con cremas de base para un dip dulce ideal y agregar a la macedonia, a flanes o rellenar tortas.

También puedes hacer purés de frutas y servirlo como acompañante de bocadillos dulces, o como relleno de panificados dulces.

Sopas de vegetales deliciosas

Las sopas son una delicia aunque a los chicos no les agrade, y a algunos grandes tampoco. Lo cierto es que son ideales para las noches de invierno y están repletas de nutrientes. Prepara tus sopas y caldos con vegetales frescos, licuándolos o procesándolos ya cocidos, y agregándolos al caldo.

Para una sabrosa sopa de vegetales, prepara un caldo de base liviano y agrega cubos de patatas, batatas, zanahorias y algunas arvejas, porotos o lo que prefieras. Deja hervir hasta que los vegetales se noten blandos, y sirve acompañado de un cubo de queso cremoso que se derrita en el fondo del plato. Delicioso, saludable, y con sabor a hogar.

Bebidas saludables con vegetales

Los jugos y zumos de vegetales, y también los batidos de fruta, son una delicia refrescante para el verano. Para prepararlos puedes aprovechar las modernas jugueras, o bien procesarlos y escurrirlos para recuperar sus líquidos.
Si no agregas endulzantes como el azúcar ni otros agregados, además de delicioso e hidratante se tratará de una bebida sumamente saludable, que te ayudará a cuidar la figura y a purificar tu cuerpo. Bebe apenas lo prepares, para evitar que se pierdan sus aportes nutricionales y benéficos para la salud.

"Puedes aprovechar frutas y vegetales o hasta los sobrantes de tus preparaciones de ensaladas en salsas y dips, deliciosos y nutritivos."

Arrollados de verduras

Con una base de pionono o con discos de empanadas, wraps y tapas de tacos puedes hacer arrollados deliciosos con vegetales crudos y cocidos. Agrega fiambres, tiras de jamón y hebras de queso y lleva al horno para gratinar: una comida completa, saludable y deliciosa, muy apta para que los niños coman sus vegetales sin siquiera notarlo.