¿Qué es el Hígado Graso?

Síntomas y Tratamiento del Hígado Graso

En esta nota conocerás todos los detalles para saber qué es el hígado graso, una condición cada vez más nombrada en estos tiempos debido al estilo de vida sedentario, al estrés que debilita el sistema inmune de nuestro cuerpo, al sobrepeso y la mala alimentación, entre sus principales causas.

Afortunadamente, se trata de una enfermedad que puede tratarse ya sea mediante medicamentos, o con simples modificaciones a la alimentación, actividad y estilo de vida.

¿Qué es el hígado graso?

Se conoce como “hígado graso” a la esteaosis hepática, condición caracterizada por un almacenamiento excesivo de tejido graso y de triglicéridos en torno al hígado. La presencia de las células grasas en este órgano vital, en más del 10% de su superficie, provoca que su funcionamiento se vea afectado y a menudo impedido de trabajar, y es algo a lo que debes prestar atención y buscar pronta solución antes de que la condición se agrave.

Tratamiento para el hígado graso. Cómo curar el higado graso. Cómo detectar la enfermedad de hígado graso.

© Depositphotos.com/imagepointfr

Imagen 1. La detección de hígado graso ha evolucionado gracias a diagnósticos por imágenes y análisis de laboratorio indoloros y rápidos.

Ante las primeras señales (o ante cualquier otra condición) debes hacer una consulta médica sin demoras. Luego de la diagnosis final, junto con el profesional podrán determinar cuál es el mejor curso de tratamiento. Considera que esta es una enfermedad benigna, salvo que evolucione y que provoque el deterioro definitivo e irreversible del órgano. ¡No esperes a que suceda lo peor antes de acudir con tu médico!

La condición afecta el funcionamiento del hígado, impidiendo su función de depurar las toxinas de la sangre y la metabolización. Además, el hígado sufre constantes lesiones pequeñas que necesita reparar, lo que equivale a un mayor gasto de energías en esa tarea y no en su principal función. Éstas dejan cicatrices, y con el tiempo y su acumulación, serán la puerta grande para la aparición de la cirrosis.

Detección, diagnóstico y síntomas del hígado graso

La detección de la enfermedad y la confirmación de la diagnosis se realiza mediante análisis de laboratorio. Se evidencia con la presencia de toxinas y otros elementos en la sangre, producto del mal funcionamiento del hígado. También, otros análisis podrán determinar inflamación hepática, lo que produce malestar general.

Hay muchos factores que se consideran para diagnosticar el hígado graso. Algunos comportamientos y condiciones que pueden causar la enfermedad son:

  • Antecedentes o presencia de diabetes tipo 2
  • Trastornos metabólicos en la historia clínica familiar
  • Consumo elevado o sostenido de ciertos fármacos (incluyendo analgésicos, antiinflamatorios, esteroides, aspirina, tamoxifeno, medicamentos cardíacos, para la diabetes y otros)
  • Consumo habitual o abusivo de alcohol
  • Nivel elevado de triglicéridos y/o de colesterol en sangre
  • Obesidad o sobrepeso
  • Hábitos alimenticios poco saludables

También podrás reconocer algunos síntomas del hígado graso que son comunes con otras condiciones, por ejemplo:

  • Falta de apetito
  • Malestar o dolor entre el abdomen y la espalda, e inflamación en la zona
  • Inflamaciones en las extremidades y en el rostro
  • Dificultad para levantarse por las mañanas
  • Sensación de cansancio luego de las comidas
  • Náuseas luego de ingerir alimentos grasos
  • Cansancio físico y mental sin justificación
  • Digestiones pesadas o hasta dolorosas
  • Color amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos (esto puede indicar cirrosis, y debes consultar cuanto antes a tu médico)
  • Pérdida de peso sorpresiva e injustificada
  • Estreñimiento, síndrome de colon irritable y dolor abdominal
  • En algunos casos, puede notarse lengua blancuzca y mal aliento
  • Problemas de memoria, irritabilidad y pensamientos depresivos
  • Jaquecas sin justificación
  • Alta sensibilidad en la piel, inflamación y picazón

Tratamiento para el hígado graso

Una vez que la condición haya sido diagnosticada por un médico profesional, podrás determinar el mejor curso de tratamiento para tu situación particular. Es buena idea limpiar tu alimentación, eliminando los procesados (incluyendo azúcares y harinas), las grasas y los alimentos y bebidas azucarados, los fritos, los embutidos y las comidas muy condimentadas. Procura también beber más agua y evita el alcohol hasta tanto no se normalicen tus resultados en laboratorio.

Llevar un estilo de vida más activo siempre será una buena idea. No es necesario que te conviertas en un deportista olímpico, pero intenta caminar o andar en bicicleta en lugar de conducir, tomar las escaleras en lugar del elevador, bailar y salir a caminar para dar paseos cada vez que puedas. Llevar una mejor alimentación y una vida activa son tus mejores armas de defensa para tratar el hígado graso, y contra una miríada de enfermedades más.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué es el Hígado Graso?, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social