Fin de año, tiempo de perdonar

Año Nuevo, momento ideal para perdonar

En nuestras culturas celebramos el Fin de Año de una manera especial: una mesa elegante, un menú completo, champaña en las copas y vestidos para la ocasión. Lo que festejamos es mucho más que el mero cambio de número en el calendario: es el fin de un ciclo, y más importante aún, el inicio de una nueva etapa.

"Año Nuevo, vida nueva" es una frase que se repite a diario, y para nada en vano. El simple saludo que elegimos, "feliz año nuevo", tiene un significado enorme para nuestro bienestar. Estamos hablando de felicidad, de un buen porvenir, de abundancia espiritual y emocional. Si esta es la manera en la que nos deseamos el tiempo futuro, entonces es también tiempo de dar un paso extra y hacer un cambio en nuestra mentalidad y en la manera de experimentar ese lapso que conocemos como "vida". Es tiempo de perdonar.

¿Qué perdonamos en Año Nuevo?

Perdonamos todo lo sucedido, lo que nos hicieron, lo que hicimos, y también lo que nos hicimos a nosotros mismos. Perdonamos nuestras malas acciones, el no haber alcanzado nuestros propósitos y metas, nos perdonamos por no habernos hecho tan felices como desearíamos, tan ricos, tan rodeados de amigos, tan acompañados por una pareja. Todo eso que no queremos tener en el año nuevo, debemos dejarlo ir de nuestro presente.

También perdonamos el accionar de los demás. El de los gobernantes con sus leyes que nos afectan, el de los empresarios que establecen precios altos para los bienes básicos, el de esa vecina que, sin malas intenciones, quizás reveló un secreto nuestro o nos trató mal aquel día. Perdonamos a los hijos que no cumplen con sus obligaciones y nos hacen rabiar al desobedecernos, aunque con ello existe el máximo amor. Perdonamos a nuestra pareja por las peleas, las discusiones, por haber dejado la crema dental sin tapar o la botella a medias en la nevera.

Cómo perdonar en Año Nuevo

Solo se necesita una cosa, actitud y el verdadero deseo de perdonar, entendiendo que de esta manera somos nosotros quienes se liberan de la carga. Tan sólo queriéndolo, proponiéndolo, así es como nuestro corazón y mente perdonan. Si nos aferramos a lo malo y comenzamos el nuevo año con el temor a que vuelva a suceder, ¿qué crees que pasará?.

Comenzar el año es una puerta abierta a la abundancia en todo aspecto, y para dejar lugar a que lo positivo llegue a nuestra vida, primero debemos liberar lo negativo, y hasta lo neutro.

"Año nuevo, vida nueva" dice el dicho, y eso es precisamente lo que buscamos: no cambiar el pasado (tarea imposible) ni rogar que "aquello no vuelva a ocurrir", sino abrir la mente a las posibilidades y a la exuberancia de emociones y sentimientos que queremos recibir. Es olvidarlo, es dejarlo ir, es confiar en que en nuestra vida sólo sucederá lo que merecemos, el fruto de nuestra buena siembra.

Lo que tenga que suceder, sucederá, y siempre es por algo, un designio divino. Perdonar es liberar ese espacio, es quitarnos ese peso de encima. Es comenzar una nueva vida, mejor, más iluminada y bendecida. Ya perdonamos, ahora es momento de brindar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Fin de año, tiempo de perdonar, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 50% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social