El miedo que nos frena a tomar decisiones

A muchos nos sucede, al menos algunas veces, que el miedo nos frena y nos impide tomar decisiones. Ya sea que se trate de algo simple o complejo, siempre hay algo de miedo a equivocarnos en la elección. ¿Qué hacer para evitarlo?

El miedo que nos frena a tomar decisiones

El miedo que nos frena a tomar decisiones

La dificultad de tomar decisiones

Algunas personas son mucho más decididas que otras, sin embargo, a la hora de tener que escoger dos o más opciones importantes que pueden cambiar el curso de sus vidas, el miedo se hace presente.

Es necesario liberarnos de ese temor para poder afrontar a las situaciones que la vida nos presenta con coraje, asertividad y confianza en nosotros mismos. Aquí te contamos algunos simples pasos para tener en cuenta al momento de tomar decisiones, para hacerlo libremente, a conciencia y siempre en busca de tu bienestar.

El miedo a tomar decisiones

Según numerosos estudios, el miedo que frena a las personas en la toma de decisiones es fácil de identificar. Mediante consultas y análisis específicos, quedó demostrado que lo hacen por temor no sólo a equivocarse en la elección, sino tambien a lo que los demás piensen de ello, y en el mundo de posibilidades que se pierden por elegir esa sola opción.

El miedo que nos frena a tomar decisiones
El miedo que nos frena a tomar decisiones

"El miedo que nos frena en la toma de decisiones no sólo es equivocarnos en la elección, sino tambien lo que los demás piensen de ello."

Lo primero es saber que siempre hay diversas opciones, y que no siempre sabemos cuál es la adecuada. Pero tampoco es que se trata de un "blanco o negro": hay elecciones más y menos correctas, pero no dejan de ser útiles para la cuestión. Con ello queremos decir que, aunque temas tomar una decisión y no sea la perfecta, puede ser que elijas una útil, adecuada, quizás no tan obvia, pero igualmente buena sin que lo sepas.

Ninguna decisión es para siempre

Una parte importante en el aprender a tomar decisiones con seguridad y confianza es saber que pocas cosas son eternas... de hecho, en este escenario podemos afirmar con certeza que "nada lo es". Cuando tomas una decisión temes que tu elección sea para siempre, inamovible, inalterable. Pero lo cierto es que siempre se puede cambiar todo tipo de situaciones y elementos.

Así, aunque te equivoques o aunque tomes una decisión que no sea la mejor de las mejores, siempre puedes cambiarla, siempre se puede remendar el fallo y arreglar el error, quizás tomando otra decisión, o retractándote y haciendo los ajustes necesarios.

"Si eliges algo que apunte a llegar allí donde deseas estar, a lograr esa meta y sobre todo, siguiendo tus principios y valores, seguro estarás tomando la decisión correcta."

Consejos para tomar decisiones

Respira profundo para despejar la mente de tus miedos y pensamientos negativos. Analiza la situación en frío, considera todas las alternativas, y elige la que sea más "económica", que es la que te representa mayores beneficios por el menor esfuerzo/trabajo/inversión o lo que fuere.

Si eres honesto con tus sentimientos y analizas las cosas con claridad y calma, seguramente podrás tomar una decisión bien escogida, aunque no te lleve más de dos segundos hacerlo. No se trata de tiempo, sino de análisis.

Siempre que tengamos en cuenta la consecuencia de nuestros actos, en coherencia con nuestras metas y deseos, estaremos bien encaminados. Así, si decides algo que apunte a llegar allí donde deseas estar, o a lograr esa meta, o que sea para el mayor bien, y sobre todo, siguiendo tus principios y valores, te aseguramos que estarás tomando la decisión correcta. Sólo debes confiar en ti, respirar, y seguir hacia adelante, siempre.