Cómo convertir un vaso en un florero original

La silicona caliente es uno de los materiales más versátiles que tenemos para trabajar en el taller de artesanías y en labores de creatividad. Nos permite adherir sin esperas todo tipo de materiales, y también nos facilita dar formas y volúmenes a todo tipo de elementos. Hoy veremos la manera de utilizar la silicona caliente como material de decoración de simples vasos y contenedores, convirtiéndolos en piezas especiales con imitaciones de aplicaciones, falso vitraux, e incluso en la creación de enrejados muy especiales.

Para poner en práctica esta técnica utilizaremos una pistola de silicona caliente, barras de silicona, y un florero, un vaso, o el elemento de vidrio que queramos mejorar, sea curvo, cuadrado o también plano, como en el caso de una ventana.

También necesitaremos alcohol y algodones para limpiar y desengrasar el vidrio, el diseño que queramos copiar, lacas vitrales si fuera de nuestro gusto pintar la pieza, y lo que convertirá a la silicona en un enrejado original: dorado o plateado a la hoja. Estas simples láminas metálicas, muy delgadas, pueden ser adquiridas hoy en numerosos acabados, incluyendo plata, oro, cobre y otros metales y tonos. Elige el de tu preferencia.

Un dato de interés sobre la silicona: en el mercado la encontrarás en colores, con y sin brillos, y en barras simples. Dentro de las barras simples, verás que hay unas que son transparentes, y otras que son más bien blancuzcas. Elige estas últimas, las blancas, pues esta silicona se adhiere mejor a la superficie del vidrio, y presentan una mejor textura para el plateado o el dorado a la hoja, evitando la necesidad del uso de goma de oro o de otros pegamentos y mordientes.

Ahora bien, puedes comenzar con la labor. Limpia la pieza de vidrio con alcohol y algodones, frotando bien. Recuerda utilizar guantes de látex o paños suaves para tomar el florero o el vaso, pues de lo contrario volverías a engrasar el vidrio y esto podría dificultar la adherencia de la silicona a esta superficie.

Crea con la silicona el diseño que hayas elegido, simplemente dejándola caer sobre el cristal. Puedes hacer un enrejado común, o bien imitar arcos y formas propias de las lámparas marroquíes. Otra idea es crear patrones, simples puntos, o el diseño que tu prefieras. Ya creado el diseño, comienza a colocar el dorado o el plateado a la hoja.

Puedes trabajar por sectores o en la pieza completa, ya que la silicona blanca presenta una textura ideal para trabajar con hojas metálicas. Simplemente apoya la hoja o un trozo del metalizado sobre la silicona aplicada, y da algunos golpecitos con los dedos, para que el metalizado tome la forma de la silicona en todos sus contornos.

Con la ayuda de un pincel suave, ve barriendo y retirando el resto del plateado o del dorado a la hoja. Así, verás que la silicona ha pasado a ser un enrejado metálico especial. Ahora bien, puedes aplicar lacas vitrales de colores, y simplemente disfrutar de este florero o de este elemento casi nuevo, sin gastar de más, y complementando la decoración general de tu hogar.

Gracias por leer Cómo convertir un vaso en un florero original, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social