Cómo consumir chía

Propiedades de las semillas de chía

Deliciosas, crocantes, entretenidas y sumamente saludables, las semillas de chía pueden ser un complemento ideal en tu alimentación regular. Llénate de nutrientes y aprovecha todos sus beneficios haciendo pequeños cambios en tu dieta diaria, de modo de incorporarlo fácilmente en tus comidas.

Estas pequeñas semillitas tienen una composición sumamente beneficial para la salud y el bienestar. Por cada 100 gramos, obtendrás un 64% de la dosis diaria recomendada de ácidos grasos omega-3, además de un 42% de hidratos de carbono (es decir, puro combustible para tu cuerpo) y un 22% de la DDR de fibra dietaria. Te llena de energías, te alimenta, y además previene el estreñimiento, tan sólo con estas tres propiedades.

También es una buena fuente de vitaminas, contando en su composición con 44mg de vitamina A, 6mg de vitamina B3, y una pequeña cantidad de vitaminas B1 y B2.
Si buscas minerales, la chía es también un aliado: sólo 100 gramos de semillas te aportan 1070 mg de fósforo, 400 mg de magnesio, 700 mg de calcio y 700 mg de potasio, además de un pequeño aporte de hierro, cinc, sodio, boro, manganeso y algunos más.
Es también un alimento completo en proteínas vegetales, aportando los 10 aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo no puede producir por su sola cuenta.

Cómo consumir las semillas de chía

Las semillas de chía se pueden comer al natural, molidas, hervidas o tostadas:

- Semillas de chía al natural: Son ideales para dar un toque crocante a ensaladas, yogures y hasta a postres cremosos.
- Semilla de chía tostadas y saladas: Serán un buen añadido para mermeladas y mantequillas, para untar sobre panes integrales y de semillas, o también para mejorar el sabor de tortillas y tacos.
- Chía hervida: Un gran complemento para agregar a budines y otras preparaciones, pues al hidratarse y calentarse se convierten en una sustancia de consistencia de gel.

Una buena opción de consumo es agregando una cucharadita de chía al yogur de la mañana, al natural, para comenzar el día con toda la energía. En América Central se la consume mucho en lo que se ha dado en llamar "agüita de chía", que es un batido que se obtiene al hervir en agua dos cucharaditas de semillas al natural o molidas, filtradas y endulzadas con miel o con azúcar.
También puedes dejar reposar la chía en agua mineral o en zumo de limón o naranjas, y endulzar al gusto.

Los guerreros mayas, antes de grandes desafíos, preferían un desayuno de chía: llevaban un puñado a la boca y lo mascaban por largo rato, tragando la pasta resultante de a poco con agua fresca o zumos de frutas. Así, obtenían el mayor aporte energético y nutricional de esta particular semilla.

Consumo diario de chía

Unas dos cucharadas por día, o el equivalente a 25 gramos diarios, es el consumo más adecuado de este alimento. No se recomienda superar esta cantidad por el enorme aporte nutricional que nos brinda.

Una buena manera de aprovecharla es consumiendo una cucharada de chía en el desayuno (en la versión que prefieras) y otra más por la noche, o al atardecer. Hay quienes prefieren dividir el consumo en una porción por la mañana, en ayunas, y otra al mediodía, para continuar la jornada con energías.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo consumir chía, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?
63 valoraciones.
El 97% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social