Consejos para Viajar a Europa en Invierno

Razones para Recorrer Europa en Invierno

Viajar a Europa en invierno es la mejor decisión que puedes tomar. Es cierto que muchos escapan del frío y quieren quedarse dentro de casa todo el día, sin embargo, existen ciudades enteras que es mejor disfrutarlas con temperaturas bajo cero (bien abrigados, por supuesto).

Decimos que visitar Europa en la época invernal es una excelente idea por variadas razones. En primer lugar, porque tendrás muchas opciones de entretenimiento y actividades diferentes que las que se realizan en verano. No sólo patinar sobre hielo o esquiar, sino también disfrutar de otro tipo de comidas, de eventos menos multitudinarios, etc. Por otra parte, es perfecto para ahorrar dinero. Si tu presupuesto es algo acotado, entonces tienes que recorrer Europa en invierno. En los meses más helados del año los precios se reducen en hasta el 40%, los hoteles de lujo tienen habitaciones con descuentos, no hay problemas para conseguir un lugar donde dormir, y tienes promociones por quedarte una semana, entre otras ventajas.

La menor densidad de turistas en Europa durante el invierno te permitirá encontrar vuelos o boletos de tren, no tener que esperar para ingresar a un restaurante para cenar o almorzar, tardar menos en entrar a un atractivo turístico importante, y a la vez, conocer una ciudad o destino desde la óptica de un residente.

Guía para recorrer Europa en invierno. Razones para viajar a Europa en invierno. Destinos de Europa para recorrer en la época invernal

© Depositphotos.com/bloodua

Imagen 1. Entre las ciudades para visitar Europa en invierno, Praga es de las favoritas.

Las ciudades más importantes como Londres, París, Roma o Madrid, están provistas de una gran infraestructura para que tu estancia invernal sea maravillosa. Si no quieres pasear por las calles porque tienes frío, siempre encontrarás una excelente tienda o centro comercial para conocer y gastar algo de dinero (recuerda que te has ahorrado el 40% en el hotel, así que puedes destinar algo de ello a darte un gusto).

Si vas a viajar en invierno a Europa podrás conocer museos y galerías de arte con mayor detenimiento, sin que haya cientos de personas a tu alrededor queriendo ver el mismo cuadro o escultura. Puedes ir al teatro o a un concierto de Ópera, conocer palacios y castillos por dentro, y durante las horas cálidas pasear por plazas, parques y avenidas principales.

Algo a tener en cuenta es que ciertas atracciones tienen sus restricciones, o bien pueden estar cerradas. Por ejemplo, en el caso de la Torre Eiffel de París, no podrás subir hasta lo más alto debido a los fuertes vientos.

Las mejores ciudades de Europa para visitar en invierno

Una vez que te has decidido a viajar a Europa en invierno, porque no te gusta la playa o porque quieres tener una experiencia diferente, debes planificar los destinos a conocer durante tu estancia. A continuación, te ofrecemos una lista con las mejores ciudades para visitar en esta época del año. ¡No olvides abrigarte muy bien!

Reikiavik: La capital de Islandia es cada vez más popular para los viajeros amantes del frío. A su vez, es una de las ciudades más seguras y limpias del mundo. Tendrás la posibilidad de disfrutar de muchas actividades únicas, como caminar sobre la falla terrestre que divide Europa de América del Norte, bañarte en aguas termales calientes, ver las luces del Imagine Peace Tower (monumento a John Lennon por parte de su esposa Yoko Ono) y sin dudas, admirar la aurora boreal entre octubre y marzo.

Praga: La capital de República Checa es hermosa todo el año, pero más cuando hace frío y se llena de nieve. Recorrer sus calles te permite ser testigo de lujo de la historia continental. La ciudad es fruto de la combinación de otras cinco y por allí han pasado innumerables civilizaciones. Uno de los atractivos más bellos de Praga es la Catedral de San Vito, de estilo gótico. No hay que perderse tampoco el Reloj Astronómico (de origen medieval) en la torre del Ayuntamiento. Frente a él se ubica la plaza más famosa, la de la ciudad vieja. Y si quieres y tienes un poco de tiempo, viaja hasta Aldrov- Viktovice, un resort a más de 700 metros de altura con pistas de esquí para todos los niveles.

Chamonix: Es un pequeño pueblo de montaña en medio de los Alpes, conocido porque allí se ubica el Mont Blanc. Está ubicado en Francia, cerca de la triple frontera con Italia y Suiza. Tiene pistas de esquí que comienzan a los laterales de las casas y hoteles, y completa su oferta turística con restaurantes, cafeterías, tiendas y mucho más.

Edimburgo: La capital de Escocia es otro de los sitios para no perderse. En diciembre, Santa Claus llega con un desfile de linternas, y el año nuevo empieza con una costumbre llamada Hogmanay (entregar un trozo de carbón después de las 12 para la buena suerte). Sitios que no te puedes perder son el Castillo de Edimburgo y el Palacio de Holyroodhouse.

Laponia: Es una ciudad de Suecia más que hermosa en invierno. Uno de los atractivos más importantes es el Ice Hotel, que como su nombre lo indica, es de hielo. Actividades en la nieve no te faltarán en este lugar, desde paseos con trineos tirados por perros, a esquí o snowboard. También puedes quedarte en el hotel con una hoguera en frente y disfrutar de platos típicos como el Suovas (carne de reno ahumado).

Si estás dudando si viajar a Europa en invierno o no, seguro que tras leer este artículo ya estás reservando tus días entre diciembre y marzo. ¡Organiza ya mismo tu estadía, no te arrepentirás!.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para Viajar a Europa en Invierno, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social