Cómo Vencer la Pereza

Consejos para Vencer la Pereza

¿Te sientes completamente agotado, con ganas de dejar todo de lado y tumbarte en el sofá… aunque sean las 10 de la mañana? Vencer la pereza no sólo es necesario para ser más productivos en nuestro trabajo, sino que es también una obligación que tenemos hacia nosotros mismos.

Ponte en movimiento, llénate de energía, y aprende cómo eliminar de tu vida las situaciones, elementos, compañías y hasta alimentos que te quitan motivación y te dejan extenuado sin que lo sepas.

Claves para vencer la pereza

A diario cometemos errores simples, sin siquiera saberlo o, peor aún: subestimándolos. Uno de los mayores enemigos para nuestra vitalidad es el consumo de bebidas y alimentos que, aunque digan ser “saludables” y dar practicidad a nuestra alimentación, distan mucho de ser los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para mantenerse activo y ágil.

Consejos para no dejarte vencer por la pereza. Hábitos saludables para vencer la pereza. Tips para reducir la pereza

© Depositphotos.com/imagepointfr

Imagen 1. Apaga la TV y pon tu mente en acción. ¡Podrás descansar y vencer la pereza al mismo tiempo!

Evita los azúcares refinados, los alimentos con carbohidratos vacíos (como las harinas procesadas, los aceites vegetales hidrogenados, las grasas trans y saturadas y muchos más), para dar lugar a comidas preparadas en casa. Come frutas y vegetales, tantos como quieras.

Lo que bebes también impacta mucho en tu organismo. Para vencer la pereza, limítate a dos o tres tazas de café por día, y prefiere el agua. Haz la prueba: comienza con un vaso, y bebe uno más cada una a dos horas, aunque no tengas sed. En sólo un día notarás una enorme diferencia en los niveles de energía de todo tu cuerpo, ¡incluso de tu cerebro!

Aunque parezca difícil de aceptar por muchos, la gente tóxica que te rodea te quita la energía. Un compañero de trabajo que constantemente está enojado, un amigo que sólo llora sus penas y se concentra en lo negativo, una pareja que todo lo ve gris son excelentes ejemplos de provocadores de angustias en tu vida diaria. Analiza cómo evitar o minimizar el tiempo que compartes con ellos y, en lo posible, dedica tus horas a compartir con gente alegre y optimista. Notarás la diferencia en tus energías y en tu humor desde el primer día.

Descansa bien. No puedes vencer la pereza utilizando un cuerpo extenuado y una mente ofuscada. Establece bien tus horarios para saber cuándo dejar todo de lado para relajarte al final del día, y quita la TV de tu habitación para que tu sueño nocturno sea en verdad reparador. Recuerda hacer breves pausas, cada una a dos horas en el trabajo, lava tu rostro y tus manos (¡en verdad funciona!), y verás cómo te haces más productivo y enfocado con este simple cambio.

¡Ponte en movimiento! Olvídate del elevador: sube por las escaleras. Ve caminando a hacer algunos trámites o, si puedes, aparca el coche algo más lejos de lo que lo haces regularmente. No hace falta que te conviertas en un deportista profesional ni que dejes todo tu salario en un lujoso gimnasio: sólo mueve tu cuerpo para oxigenarlo y revitalizarlo sin gastar una moneda.

Finalmente, procura eliminar el estrés y sus fuentes. Este es el cambio más difícil de todos los mencionados, pero es quizás el más importante. El estrés causa estragos en nuestro organismo, afecta nuestro humor y nos acerca a la depresión antes que a la felicidad. El ejercicio, las actividades recreativas, la buena alimentación y los buenos hábitos te ayudarán enormemente a vencer la pereza.

No te dejes vencer

No es suficiente tan sólo saber qué es lo que te está robando la energía. Debes ponerte en marcha para evitar o eliminar de tu vida todas estas bombas de vacío, y eso comienza por proponértelo. Seguro que es mucho más tentador tumbarte en el sofá a ver la TV, comiendo esas deliciosas y adictivas frituras y sin pensar en más que el diálogo de los personajes de la pantalla. Pero debes recordar que sólo te estarás perjudicando a ti mismo.

Cuando estés en verdad cansado (física o mentalmente) puedes tumbarte a descansar, claro que sí. Pero evita la mala alimentación y prefiere frutas y vegetales, carnes magras y agua pura. Lee un libro o haz crucigramas de una revista, para activar tu cerebro y hacerle un “masaje” a tus procesos cognitivos. Arma un puzzle, dialoga con tu pareja, o túmbate a jugar con tu mascota por algún rato. Sal a dar un paseo liviano, haz jardinería, y pon en movimiento todas las células de tu cuerpo, incluyendo las cerebrales, para poder vencer la pereza y energizar todo tu ser, convirtiéndote en una persona más productiva, ¡y mucho más feliz!.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Vencer la Pereza, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social