Mareos en el embarazo

Sentirse mareada en los primeros tres meses del embarazo es algo frecuente, si bien los mareos no afectan al bebé, pueden resultar incómodos y molestos. Esto es así, porque durante el embarazo los niveles de azúcar y la tensión arterial suelen disminuir, factores que contribuyen a la aparición de mareos e incluso a pérdidas de conocimiento.

"Sentirse mareada en los primeros tres meses del embarazo es algo frecuente, si bien los mareos no afectan al bebé, pueden resultar incómodos y molestos."

Te puede interesar: Cómo evitar las várices durante el embarazo.

Consejos para controlar los mareos en el embarazo

Hay algunos cuidados sencillos que podemos tener en cuenta para enviar los mareas, prevenirlos y controlarlos.

  • Mantener los niveles de azúcar en la sangre, realizando como mínimo 5 comidas diarias y no dejar pasar más de tres horas entre una y otra.
  • La anemia suele darse por falta de hierro, lo que puede provocar mareos y sensación de fatiga. Lo mejor será confirmarlo con un análisis y tomar un suplemento de hierro (solo si lo recomienda el médico).
  • En la cartera llevar una banana u otra fruta, unos granos de sal gruesa y una botellita de agua, para cuando se comiencen a sentir los primeros síntomas, como que las fuerzas empiezan a fallar.
  • Si es posible, recostarse con los pies en alto o descansar con la cabeza entre las rodillas. No se debe usar ropa demasiado ajustada.
  • Al levantarse, hacerlo de manera lenta y tranquila y si sentimos que todo empieza a dar vuelta, lo mejor es volver a acosarse unos minutos e intentar levantarnos nuevamente en un rato.
  • Durante el último trimestre de embarazo no se recomienda acostarse boca arriba, ya que el peso del útero suele  apretar las venas e impedir la correcta circulación de la sangre, produciendo mareos, por lo que la mejor opción es hacerlo de costado.
  • No permanecer en habitaciones, ambientes o lugares en donde el calor sea excesivo, ya que los vasos sanguíneos se dilatan y hace que la presión arterial baje. Tampoco es bueno darse baños o duchas de agua muy caliente, ya que el calor que se forma dentro del baño puede hacernos sentir mareada. 
  • Cuando se comienza sentir los primeros síntomas de un mareo, respirar lentamente, tomando aire por la nariz y expulsándolo suavemente por la boca.

Si los mareos continúan, a  pesar de haber tenido en cuenta las recomendaciones anteriores, son frecuentes o si van acompañado de visión borrosa, palpitaciones, dolores de cabeza u hormigueo, no dudes en consultar a tú médico, ya que puede estar indicando la probable existencia de algún otro problema.