Cómo Llegar Temprano al Trabajo

10 Consejos para Llegar Temprano al Trabajo

Si no sueles llegar temprano al trabajo y ya estás acostumbrado a las reprimendas de tu jefe, si hasta te da vergüenza llegar tarde a todos lados, nunca estar a la hora indicada y dejas esperando a los demás, es momento de que cambies tu actitud.
No quiere decir que de un día para el otro logres ser la persona más puntual del mundo, sin embargo, puedes ir modificando algunos patrones para, al menos, llegar con más holgura a tus compromisos.

Al llegar temprano al trabajo estarás demostrando buenos modales y respeto hacia los demás, y también a ti mismo. Darás una buena impresión y serás tenido en cuenta para nuevos proyectos, por ejemplo. Con ciertos trucos, muy sencillos y fáciles de poner en práctica, podrás llegar a tiempo a la oficina y a cualquier sitio que desees.

Tips simples para llegar más temprano a la oficina. Evita llegar tarde a todos lados con estos consejos.

© Depositphotos.com/Goodluz

Imagen 1. Adelanta el reloj algunos minutos para llegar temprano al trabajo o a cualquier reunión

10 Tips para llegar temprano al trabajo

1. Deja todo listo la noche anterior: Sobre todo en el caso de las mujeres, este consejo es muy útil. Si sueles llegar tarde al trabajo puede que estés tardando demasiado tiempo en elegir el mejor atuendo para ese día. Si no estás tan seguro de qué llevar, puedes seleccionar dos modelos diferentes. Y no sólo en cuanto a la ropa, sino también documentos, bolsos, efectos personales, llave del coche o de la casa, alimentos, etc.

2. Coloca todo lo importante cerca de la puerta: La impuntualidad muchas veces va de la mano con el desorden. Por ello, si tienes problemas para encontrar el móvil o la agenda, deja lo más cerca de la salida todo lo que necesites. Si tienes todo en un bolso, no lo quites a menos que sea estrictamente necesario.

3. Anticípate a los sucesos: En las grandes ciudades, muchos retrasos pueden deberse al tránsito o a los medios de transporte. Entonces, para llegar temprano al trabajo trata de tomar vías alternativas, no hacer paradas para recargar gasolina en horas pico (hacerlo el día antes), revisar el informe del tráfico (existen aplicaciones interesantes y útiles), conoce bien la ruta que toma el autobús y lleva dinero extra para pagar un taxi en caso de emergencias.

4. Resta 15 minutos al horario: Si tienes un compromiso a las 8, anótalo a las 7.45. Así, si sueles llegar media hora tarde a cualquier sitio, sólo estarás retrasado 15 minutos, lo que se podría decir “esperable”. Empezarás a llegar temprano al trabajo también con esta técnica. Algunos optan como plan B adelantar el reloj diez o veinte minutos, para que aunque piense que está retrasado, esté llegando más a horario que antes.

5. Levántate apenas suena la alarma: El botón para posponer el despertador puede ser la razón para llegar tarde al trabajo. Para evitarlo, trata de salir de la cama al primer sonido. Una buena idea para ello es dejarlo en un sitio alejado de donde estás durmiendo, para que tengas que levantarte a apagarlo (no vale volver a la cama). También prueba acostándote antes, no quedándote hasta tarde mirando televisión o en el ordenador.

6. Organiza tus actividades previas a salir de casa: Si tienes el hábito de bañarte por las mañanas, entonces pon el despertador 15 minutos antes. Porque no siempre podemos darnos cuenta de cuánto tiempo pasamos en la ducha, sobre todo si estamos demasiado dormidos. Puedes automatizar los movimientos, al menos durante los primeros días que estás tratando de llegar temprano al trabajo. Luego, lo cumplirás sin darte cuenta.

7. Identifica qué es lo que te hace perder más tiempo: Puede ser elegir la ropa, preparar el desayuno, lograr que tus hijos se levanten, maquillarte, afeitarte, bañarte, sacar a pasear al perro, lo que se te ocurra. Entonces, determina tiempos para cumplir con cada una de estas tareas. Evita las distracciones o las esperas prolongadas. Si hay un solo baño en casa y son varios los que se levantan a la misma hora, aprovecha para hacer otras cosas mientras está ocupado. O llévate el cepillo de dientes a la cocina para asearte, por ejemplo.

8. Reconoce que tienes problemas para llegar temprano al trabajo: No le eches la culpa al tráfico, al metro o al autobús. Siempre habrá una excusa para alguien que no es puntual. Debes decir que tienes serios inconvenientes para llegar a horario y pide ayuda si es necesario. Seguro que alguien de tu familia o amigos, también colegas de la oficina, tienen maneras para que cumplas con tu agenda.

9. Analiza cómo afectas al resto: Llegar tarde al trabajo no es bueno para ti ni para los que te rodean, porque seguramente se retrasen varias tareas o no dejes a un cliente satisfecho, por ejemplo. Piensa en cómo tu hábito de impuntualidad puede estar molestando a los demás, sean amigos, familiares o gente con la que trabajas. Seguro que no deseas ser odiado por ellos.

10. Hazte regalos cuando llegues a horario: Si tu meta es que la puntualidad sea tu mejor virtud, entonces, debes sentirte a gusto con esta decisión. Una excelente manera es comprarte presentes o darte algún gusto. Por ejemplo, como has llegado a tiempo a una reunión, cómprate un chocolate a la salida.

Recuerda que al llegar temprano al trabajo reducirás tus niveles de estrés y de nerviosismo, lo que se traducirá en un mejor rendimiento y productividad, pero también, en una mejor calidad de vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Llegar Temprano al Trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social