Calmar la Mente con Sonidos de la Naturaleza

Cómo apreciar los sonidos de la naturaleza

Los sonidos tienen fuerte impacto en nuestros sentidos. Seguro que ya lo has experimentado en carne propia: tienes un día fatal pero con sólo escuchar esa melodía que tanto te gusta ya te sientes mejor. O te despiertas oyendo esa canción llena de energía y de pronto salir de la cama ya no es difícil.

Los sonidos tienen la capacidad de modificar nuestro humor y nuestro estado de ánimo, elevar nuestra conciencia, nos pueden ayudar a calmar la mente y a concentrarnos. Aquí aprenderemos a elevar nuestro estado mental, superar las banalidades mundanas del día a día y acercar nuestra conciencia al todo mediante la atención en los sonidos de la naturaleza.

¿Cuáles son los sonidos de la naturaleza?

Los susurros de la naturaleza te rodean constantemente, pero los sonidos de la vida moderna a veces hacen que sea difícil escucharlos. Puedes entrenarte para abrir tus oídos a estos maravillosos acompañantes.

Se trata del ruido del aire cuando corre y mueve las hojas de los árboles, los insectos que vuelan a tu alrededor, las aves que sacuden las ramas para iniciar el vuelo, trinando por la mañana o en cualquier momento. Los sonidos de la naturaleza pueden estar en el canto del agua corriendo por un arroyo, en el ladrido de un perro allá a lo lejos, las gotas de lluvia cuando golpean todas las superficies y el trueno que acompaña al rayo. Todo el tiempo hay sonidos naturales, sólo debes entrenarte para prestarles atención y calmar la mente.

Aprendiendo a escuchar los sonidos de la naturaleza

Presta atención. Simplemente siéntate cómodo en el jardín, en una plaza o donde puedas (cuanta menos modernidad te rodee, más fácil será comenzar). Llena tus pulmones de aire, escuchando el sonido que hace el aire al ingresar por tu nariz. Luego exhala por la boca, poco abierta, y aprecia este nuevo sonido. Poco a poco, comienza a identificar los ruidos que te rodean.

Cuando sientas que un sonido de la modernidad te acecha, simplemente descártalo. Desafíate a traspasarlo para escuchar los sutiles susurros de la naturaleza. Conforme practiques esta habilidad, mejor te harás en ella y lograrás una mejor relajación. Vale decir: cuanto más lo intentes, más sonidos naturales escucharás, y mayor será tu conexión con el entorno natural que está a tu alrededor constantemente.

Beneficios extra de esta actividad

Pero no sólo lograrás esta conexión, sino que también, y sin siquiera saberlo, estás entrenando a tu mente. Estás elevándola, acostumbrándola a lograr enfoques más específicos, a concentrarte precisamente en lo que quieres recibir, interpretar, aquello que puede beneficiarte en lugar de simplemente dejarte invadir por la ciudad y sus constantes acosos. Tu mente se elevará, flotará, se relajará y podrás ser una persona más productiva y mucho más asertiva en todas tus actividades cotidianas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Calmar la Mente con Sonidos de la Naturaleza, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social