Cómo ayudar a tu hijo a rendir un examen

Los padres a veces vemos como nuestros hijos sufren en las etapas previas a una prueba. Es importante que le inculquemos nuestra experiencia y sigamos estos conejos para ayudarles a rendir un examen.

Cómo ayudar a tu hijo a rendir un examen

Normalmente, la mayoría de los estudiantes temen la llegada de los exámenes y, los días anteriores a los mismos, suelen hacer comentarios como "¿qué me pondrá el profesor?" o "¡a ver, si voy a fallar por culpa de los nervios!". El caso es que esto ocurre porque, por mucho que estudien, si no utilizan estrategias de autorregulación y autoevaluación previas a la prueba que van a realizar, las posibilidades de acierto se ven limitadas por el nivel de estrés al que estén sometidos el día de la misma.

Cómo ayudar a tu hijo a rendir un examen
Cómo ayudar a tu hijo a rendir un examen

© Depositphotos.com/DenisNata

El secreto para aprobar un examen está mucho más relacionado con la planificación que con el estudio en sí. Por ello, es muy importante que los estudiantes cuenten con la guía de un experto que los ayude en este proceso, y quién mejor que sus padres para hacerlo, que han realizado muchísimos exámenes a lo largo de sus vidas. A continuación, te presento cinco estrategias de planificación infalibles que te permitirán ayudar a tu hijo a rendir un examen, y le harán sentir que realmente tienen el control de la situación cuando se enfrenten a la prueba.

1. Olvídate de estudiar para aprobar.

Piensa que ser estudiante es como ser un deportista. Los grandes deportistas jamás entrenan para ganar, sino para mejorar su marca, conseguir desarrollar su técnica o por el placer de dar lo mejor de sí mismos. No importa lo que tu hijo esté estudiando para rendir, enfócate en ayudarle a mejorar su capacidad de aprendizaje.

2. Utiliza las técnicas para hacer chuletas.

Las chuletas (acordeón, machete, torpedo, chivo, chanchullo) son apuntes ocultos que suelen utilizarse para los exámenes. Son un fraude, pero el tema resulta muy atractivo para los estudiantes, así que incita a tu hijo para que trate de plasmar todo el contenido del examen en unas pequeñas y diminutas chuletas. De esta forma, tendrá la percepción de que tiene que estudiar muy poco contenido y se animará a estudiárselas. Además, la mayoría de los estudiantes que hacen machetes, después no los utilizan, porque tratando de resumir el contenido al máximo, consiguen aprendérselo.

3. Emplea diferentes técnicas de estudio.

Para ayudar a tu hijo a rendir un examen y para que se aprenda el contenido del que va a ser examinado, lo ideal es que utilice tantas técnicas de estudio como sean posibles. Es decir, en vez de hacerle recitar la lección como un loro, haz que haga chuletas, esquemas, mapas mentales o que lo cante en versión rap si hace falta. De esta forma, trabajará su expresión y mejorará su comprensión de lo estudiado.

4. Consigue modelos de exámenes antiguos.

Nunca he entendido por qué esta técnica de estudio tan empleada en la Universidad, no se utiliza en la escuela. Y es que, según los expertos de la Psicología de la Instrucción, conocer la forma en la que una persona va a ser examinada es fundamental para tener éxito en la prueba que ésta va a realizar. Puedes pedirle modelos de examen antiguos al profesor, preguntarle a los estudiantes de un curso superior si han conservado los exámenes del curso pasado, o bien, buscar exámenes en Internet. Lo importante es familiarizar al estudiante con la futura situación de examen todo lo que sea posible.

5. No te olvides de los descansos.

Con esto no me refiero sólo a que trates de evitar que tu hijo o hija se pase la noche en vela estudiando, sino a que realice un pequeño "break" de quince minutos, después de cada cuarenta y cinco minutos de estudio. Pero recuerda, es fundamental que sean descansos, así que déjale que vea la tele, que asalte el frigorífico o que juegue a la Play. Eso sí, después de los quince minutos de rigor, hay que seguir trabajando.

Quizás conozcas algunas de estas estrategias, o sean todas nuevas para ti. El caso es que si las pones en práctica, podrás ayudar a tu hijo a rendir un examen, y te aseguro que obtendrás resultados increíbles. No obstante, aplicarlas de la forma correcta lleva su tiempo. Así que trata de enfocarte en los resultados positivos que obtengas y considera los errores como parte del aprendizaje. De esta forma, conseguirás que tu hijo aprenda sin presiones y se vuelva cada vez más experto en realizar exámenes de forma exitosa.

Jenny Guerra Hernández

www.PsicopedagogiaenCasa.com