Cómo alimentarse para mejorar la circulación

Hay alimentos que por su composición ayudan a mejorar los problemas de circulación de la sangre.

Estos alimentos te ayudarán a mejorar la circulación de la sangre. Alimentos que favorecen la circulación de la sangre. Cómo mejorar la circulación

Cómo Alimentarse para Mejorar la Circulación

Cómo nos afecta la mala circulación

La mala circulación es una afección muy frecuente que provoca la aparición de celulitis, manos o pies fríos y calambres nocturnos, entre los síntomas más comunes. Cuando las paredes de los vasos sanguíneos pierden su elasticidad natural, la circulación de la sangre se ve dificultada. Pero con un simple cambio en la dieta diaria podemos ayudar a mejorar este problema.

Los siguientes alimentos ayudarán a que las grasas no se instalen en las paredes venosas y faciliten la circulación de la sangre.

Cómo alimentarse para mejorar la circulación

  • Nueces: Este fruto seco posee en su composición aceites esenciales y óxido nítrico que actúan como vasodilatadores, mejorando la circulación.
  • Lecitina de soja: Una cucharada de lecitina de soja al desayunar ayuda a disolver las grasas e impedir que se depositen en las arterias. Es muy recomendada en aquellas personas que tienen el colesterol alto.
  • Cereales integrales: Son ideales aquellos que se encuentran en su forma original y no son refinados, ya que de esta manera aportan aceites esenciales, vitaminas, minerales y fibras. Ayudan a la circulación, a limpiar el organismo y prevenir que las toxinas obstruyan las arterias.
  • Frutas y hortalizas: Contienen gran cantidad de fibra. Se recomienda que las frutas se consuman solas, es decir, alejadas de las comidas, ya que esto favorece una mayor absorción de las vitaminas y las fibras.
  • Limón: Este cítrico contiene abundante vitamina C y otras vitaminas que ayudan a mejorar la fragilidad de los vasos.
  • Aceite de oliva extra virgen: En su composición hay gran cantidad de vitamina E, pero si se lo usa para freír, la misma desaparece por completo. Esta vitamina evita la formación de trombos que hacen difícil la circulación. Además, posee vitamina K, que ayuda a la coagulación de la sangre.
  • Legumbres: Este alimento es rico en proteínas e hidratos de carbono, fibras y bajo en grasas y sodio.
  • Pescados azules: Aportan minerales como yodo, hierro, fósforo, magnesio, y calcio si se comen con espina. Previenen enfermedades cardiovasculares, trombosis y ayudan a disminuir los niveles de grasa en la sangre.