6 Errores Comunes al Practicar la Espiritualidad

Errores Relacionados a la Espiritualidad

No siempre es el entorno y las situaciones lo que nos resta bienestar: también hay errores comunes al practicar la espiritualidad que nos impiden ser felices, que afectan nuestra capacidad de experimentar a pleno los ambientes de nuestro recorrido hacia la  iluminación y el bienestar, pues la mente modela al cuerpo y a sus condiciones.

Se trata de prácticas equivocadas que hacemos sin saberlo; conductas, pensamientos y expresiones que emitimos (y experimentamos) a partir de frustraciones o de ciertos obstáculos en nuestro camino. Estos son capaces de modificar toda nuestra percepción del mundo que nos rodea, lo que a su vez atrae a nosotros la misma negatividad que estamos emitiendo.

Errores comunes sobre la espiritualidad. Ideas sobre la espiritualidad que debes evitar. Errores comunes que se cometen al practicar la espiritualidad

© Depositphotos.com/kwest

Imagen 1. Debes ser tu propio maestro y guía, pues sólo de ti depende la manera en la que interpretes y experimentes el mundo que te rodea.

Estas reacciones nos impiden alcanzar la felicidad, el bienestar espiritual y emocional. Pero por fortuna pueden ser corregidos con simples “ajustes” en el modo en el que nos estamos comunicando con el Universo entero: una manera de hablar, de pensar y de actuar que atraiga lo positivo a nosotros, y que nos permita ser felices en cualquier situación que estemos experimentando, incluso cuando atravesemos momentos de estrés, de angustia y de emociones tristes naturales.

6 errores al practicar la espiritualidad

1. Asumirnos en un sendero de ida: A menudo creemos que vamos “hacia”: hacia Dios, hacia la felicidad, hacia el bienestar, comprendiendo un camino lleno de obstáculos cuyo premio será esa meta tan anhelada. Pero lo cierto es que es un recorrido que hemos de experimentar: en el sendero hacia la iluminación, estarás iluminado a lo largo del trayecto; en el camino hacia la felicidad, irás aumentándola y no esperando llegar a la meta para sentirla. Ya estás allí: se trata de potenciar el recorrido, aumentar eso que hoy estás considerando como “un objetivo”.

2. Creernos elegidos, héroes o responsables: Considerarnos las herramientas (del Universo, de Dios, de las energías) puede condicionarnos en nuestra vida diaria. Pensarnos como los elegidos o los responsables de iluminar a todos en nuestro camino es un esfuerzo innecesario que tú mismo pones sobre tu felicidad: nadie es héroe y nadie es víctima: todos somos todo simultáneamente, conforme elijamos con qué roles queremos identificarnos más para nuestra propia individualidad.
Si te angustias por el pesar de los demás, estarías dejando de experimentar tus propias emociones; si te dedicas todo el tiempo a enviar luz a quienes te rodean, te estarás vaciando de luz para tu propia vida. Todo necesita un equilibrio: Elige tu camino y transítalo, y comprende que los demás deben hacer lo mismo.

3. Sacrificarnos por los demás: Toda acción debe hacerse con alegría, con amor y con esperanzas de bienestar. Hacer tareas (acciones, palabras, conductas) asumiendo un sacrificio en pos al bienestar de otros o al cumplimiento de alguna meta es una acción vacía de contenido: ningún bien del Universo exige que te pese o te angustie la tarea.

4. Amuletos y depósitos de confianza: Basar nuestra felicidad, nuestra protección o nuestra satisfacción en amuletos y creencias no es el camino hacia el desarrollo personal. Tu bienestar depende de ti y de tus acciones, recuérdalo. Amuletos, cristales, estampitas, estatuillas, velas, rezos, invocaciones, curas y otros son sólo asistencias, y no los artífices de tus condiciones de vida.

5. Maestros, guías e instrucciones: Creer que sólo debemos seguir el sendero que nos indiquen los maestros y las guías religiosas o espirituales sólo hace que restes atención y dedicación a tus propias acciones. Nuevamente: son guías, no instrucciones incondicionales, y es el recorrido de ese camino lo que en verdad creará el mundo que te rodea; debes sumar todo para ser tu propio Maestro Espiritual.

6. No asumir nuestras propias emociones: Este es, quizás, el más habitual y significativo de los errores al practicar la espiritualidad. Creer que por ser seres espirituales no debemos experimentar frustración, angustias y otras emociones es no asumirnos en nuestra propia humanidad. Experimenta el amplio rango de emociones que tu mente y tu vida te convidan, aprende de ellas, busca la manera de trabajarlas y resolverlas en lugar de ignorarlas o, peor aún: negarlas. Eres un ser humano en constante aprendizaje, en un perpetuo avance y desarrollo, y en este recorrido habrá (y debe haber, siempre) una miríada de emociones positivas, negativas y neutras, así como en el Universo coexisten las energías positivas y negativas como modelo natural.

Conoce e identifica tus acciones, palabras y conductas, para asumirte como un ser en evolución. Evitar y también corregir las ideas equivocadas al practicar la espiritualidad te hará vivir con más satisfacción, y te liberará de cargas inútiles en tu vida diaria.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a 6 Errores Comunes al Practicar la Espiritualidad, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social