6 Causas por las que Puedes Despertar Cansado

¿Qué hacer para No Despertar Cansado?

¿Sientes como si te hubiera faltado dormir más, pero sabes que has descansado por 8 horas completas? Hay muchas razones por las que puedes despertar cansado, algunas que ni siquiera sospechas, pero que impactan de una manera muy profunda en tu estado anímico y en tus energías diarias.

En esta nota veremos algunas de las más habituales causas de este despertar, y te animamos a analizarlas en tu vida real para encontrar una solución. Sin embargo, siempre considera que el sueño y el descanso son aún territorios no del todo comprendidos por la ciencia médica, al menos no en su total profundidad, y que la falta de reposo y los problemas de sueño deben ser consultados con un médico especialista en la materia, pues pueden provocar enfermedades en tu organismo, o también ser síntomas de otros cuadros que querrás diagnosticar en forma temprana, si los hubiera.

6 razones por las que despiertas cansado

Hay muchos motivos por los que puedes estar despertando como si te hubiera pasado un tren por encima. La falta de horas de sueño es una muy evidente, al igual que las constantes interrupciones nocturnas que te hacen salir de la cama o siquiera abrir los ojos.

Presta atención a estas 6 causas por las que puedes despertar cansado, y haz las correcciones que sean necesarias en tu ritmo y estilo de vida, para solucionarlas. Si el problema persiste, consulta con tu médico de cabecera:

Motivos por los que puedes despertar cansado. Causas para despertar cansado. Cómo dormir mejor y no despertar cansado

© Depositphotos.com/vitalytitov

Imagen 1. Ropa de cama confortable, oscuridad, silencio y relajación: las claves para tener despertar lleno de energías.

1. Falta de horas de sueño: Este motivo es fácil de identificar, y es bien conocido por los padres recientes y por quienes cuidan a personas enfermas, niños y animales pequeños: no tienen suficientes horas de sueño. Dependiendo de cada organismo, necesitas dormir entre 6 y 8 horas cada noche, para permitir la correcta recuperación a tu mente y a tu cuerpo. Organizar una rutina de sueño suele funcionar como un talismán.

2. Horarios inadecuados: Para tener un descanso reparador, necesitamos hacerlo durante las horas de oscuridad. Si tu trabajo es nocturno, si vives en un sitio con claridad en las horas nocturnas, o si te has acostumbrado a despertar tarde e ir a dormir durante la madrugada, puede que estés despertando sintiéndote cansado y físicamente exhausto.

3. Las fases del sueño: Seguramente ya sabes que hay diversas fases que se cumplen de un modo natural mientras dormimos. Lo que quizás no sabes es que despertar en una inadecuada puede hacerte salir de la cama carente de energías.

Si despiertas en una fase no REM por no tener una rutina horaria de descanso adecuada, tu cuerpo y mente no se sentirán igual que si despiertas en una REM de descanso profundo.

4. Interrupción y mala calidad en el sueño: Tener interrupciones en tu descanso te privará de un sueño reparador. Puede ser un mosquito que zumba en tus oídos, una pareja roncadora, o el perro del vecino que ha ladrado toda la noche.

Toma medidas para evitarlo (repelentes seguros, hablar con tu vecino, bloquear los sonidos en tu habitación) y también controlar la ropa de cama para mantener tu cuerpo a una temperatura agradable, quitar de tu habitación los electrodomésticos y artefactos que emitan luces y sonidos, y evitar las comidas abundantes, grasosas, pesadas y las bebidas con demasiado azúcar y cafeína desde unas dos horas antes de ir a dormir, más si puedes.

5. Medicamentos: Algunos fármacos alteran nuestro sueño, y pueden estar haciendo que despiertes cansado. Si sigues un tratamiento permanente o temporal, consulta con tu médico sobre la posibilidad de hallar alternativas que te permitan un mejor descanso, ajustes en la dosis, y evita cuanto puedas el uso de fármacos para inducir el sueño, a menos que tu médico considere que son la mejor alternativa en tu condición particular.

6. Enfermedades: Al igual que algunos medicamentos, hay ciertas enfermedades y trastornos que afectan el sueño. Las respiratorias, la apnea, las alergias y algunas más dificultan el descanso. También pueden afectarte los desequilibrios emocionales (embarazo, pubertad y algunos más), y otros cuadros como la depresión, la ansiedad o un simple estado de nervios.

Estas son algunas de las más habituales razones por las que despiertas cansado por la mañana; sólo necesitas analizarlas y consultar con tu médico para hacer ajustes y cambios en tus rutinas regulares.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a 6 Causas por las que Puedes Despertar Cansado, te sugerimos que visites nuestra sección Trastornos y malestares.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social