Cómo Actuar ante un Berrinche

Un juguete no comprado, un alimento que no le gusta, una riña entre hermanos, o cualquiera sea la razón: te encantará conocer estos tips para controlar los berrinches, qué es lo que no debes hacer y evitar así empeorarlos, y cómo hacer que las pataletas sean cosa del pasado en tus hijos. Estos consejos son simples, actúan desde el amor y no desde el enojo o el regaño, y te serán de enorme utilidad ya sea que estés en casa, en la puerta de la escuela, o en cualquier sitio público.

Te puede interesar: Cómo hacer el Frasco de la Calma

¿Qué es un berrinche?

El berrinche o la pataleta es un episodio angustiante para toda mamá o papá, pero más aún para los niños. Es una demostración emocional de impotencia demostrada con actitudes en lugar de palabras: ya que los niños están aún en una etapa de desarrollo de su lenguaje, la comunicación se realiza mediante llantos, gritos y verdaderas explosiones conductivas.

Es importante comprender que los berrinches son una expresión de malestar, justificado o no. Por eso, en lugar de regañar al niño o de empeorar la situación sumándote tú a los gritos, necesitas hallar un canal de comunicación que resulte efectivo para el pequeño, de modo de enseñarle a comunicarse con palabras en lugar de llantos.

"El berrinche o la pataleta es una demostración emocional de impotencia demostrada con actitudes en lugar de palabras."

Lo qué NO debes hacer

Cuando tu niño comience un gran berrinche, es importante NO hacer lo siguiente:

Amenazar: “Deja de llorar o no iremos al cine luego”, “deja de gritar o no comerás postre luego de la cena”. Estas no sólo son maneras negativas de comunicarnos, sino que también les estamos enseñando a los pequeños un modo negativo de las mecánicas de consecuencias. Para empeorar la situación, muchos adultos sueltan libremente estas frases y, luego de la cena, los niños reciben el postre de todos modos: en muy poco tiempo el niño habrá comprendido que estas frases carecen de peso, y lo expandirán a muchos otros pedidos.

Insultar: No sólo los insultos convencionales, sino también aquellos que están ocultos detrás de las palabras que les decimos a los niños, no hacen más que potenciar los sentimientos de baja autoestima y desamor. Cuando tu niño comience un berrinche, resiste la tentación de decir cosas como “por qué eres así”, “sólo los bebés actúan de esa manera” o “pareces bobo cuando lloras así", además de otras comparaciones que no deben tener lugar en el diálogo amoroso hacia nuestros hijos.

Qué hacer para controlar los berrinches de un niño. Cómo actuar ante una rabieta de los niños

Las amenazas, los gritos y los insultos ciertamente no son una comunicación efectiva, y sólo empeorarán la situación.

© Depositphotos.com/HighwayStarz

Castigar: La violencia física y verbal no es el único castigo que debemos evitar, también el de ignorar a un niño que llora, alejarte de él, gritarle o no darle un abrazo luego “porque hizo un gran berrinche”. Esta es una comunicación negativa que conviene evitar.

Recompensar: Ceder ante el pedido caprichoso de un niño o recompensarlo en medio de su mala acción (como darle el móvil para que se distraiga) sólo le enseñará que esta es la manera más efectiva de conseguir lo que quiere.

Técnicas para controlar un berrinche

Ya sabes qué cosas no debes hacer, pero: ¿cómo actuar ante los berrinches?. Estos son algunos consejos útiles que puedes probar para hallar la comunicación positiva con el pequeño:

Ponte a su nivel: Arrodíllate o siéntate, para hablarle mirándolo a los ojos.

Tono de voz: No grites e intenta no angustiarte. Háblale en un tono calmo y con un volumen sólo adecuado: cuanto más bajo le hables, más necesitará calmarse para escucharte.

Contacto físico: Probablemente el niño rechazará los abrazos y el contacto físico, pero no temas intentarlos. La angustia del pequeño puede calmarse cuando se sienta amado y comprendido.

Palabras: Usa tus palabras para enseñarle mediante el ejemplo. Pregúntale qué es lo que quiere o qué es lo que desea cambiar para solucionar su angustia, y dale espacio para que se calme y pueda expresarse con sus palabras.

"En lugar de regañar al niño o de empeorar la situación sumándote tú a los gritos, necesitas hallar un canal de comunicación que resulte efectivo para el pequeño."

Canta o tararea: Si tu niño parece no querer prestar atención a tus palabras, ni tampoco expresarse, simplemente prueba sentarte allí y tararear o cantar en tono bajo una canción que le guste. Esto puede que capture su atención, y derive su enfoque hacia algo más positivo.

Cada niño es diferente, por eso, deberás probar con estas u otras técnicas para aprender a controlar los berrinches, hallando un canal de comunicación amoroso, efectivo, y beneficioso para ambos.