Técnica de Respiración contra el Miedo y la Ansiedad

Escrito por: Eugenia

95% de votos positivos

Antes de que la ira, el miedo y el estrés te saquen de tus cabales, intentar bajar los decibeles con esta técnica de respiración contra estos males.

Respiración contra la ira, los miedos y el estrés

La respiración no sólo permite nuestra subsistencia en su forma más básica, sino que también puede ayudarnos a calmar las ansiedades y los temores, así como modificar nuestro estado de ánimo y renovar nuestras energías necesarias para la vida diaria. En esta nota aprenderemos una técnica de respiración bien dirigida que puedes aplicar en cualquier momento y lugar, para calmar las ansiedades y los miedos en alguna situación en particular, o para comenzar el día bien positivos y renovados.

Técnica de Respiración contra el Miedo y la Ansiedad

© Depositphotos.com/ridofranz

¿Cómo modificar el miedo y la ansiedad mediante la respiración? Respiración contra la ira, los miedos y el estrés.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad y el miedo son dos sensaciones propias de nuestro estilo de vida actual. El estrés, las preocupaciones, las obligaciones y responsabilidades tienen cargas de estrés y de ansiedad, que debemos aprender a manejar y controlar.

El estrés puede ser algo bueno en nuestra vida, es lo que se conoce como "estrés bueno", que es el estado de conciencia y anticipación respecto de cambios, proyectos y otras circunstancias normales. Por ejemplo, el día de tu boda es natural sentir estrés y nervios antes de caminar por el pasillo hacia el altar; los días previos a la fecha de parto de tu bebé es normal y natural sentir un leve estrés. Es algo bueno, pues te motiva a tomar plena conciencia de lo que sucede a tu alrededor y en tu propia vida. Pero cuando el estrés se sale de control, debes manejarlo y dominarlo antes de que altere tus otras funciones vitales.

"La respiración no sólo ingresa oxígeno a nuestro cuerpo, también puede acallar pensamientos negativos y renovar el estado anímico hacia uno más placentero."

Te puede interesar: Cómo Respirar Adecuadamente

¿Qué es el miedo?

El miedo, por otra parte, también es una respuesta natural de nuestro organismo. Cuando te hallas en una situación de peligro, el miedo y esa sensación de alerta es lo que te permite prestar atención y poder reaccionar a tiempo, en lo que se conoce como la respuesta de "lucha o huída". Por ejemplo, parado frente a un animal que se ve poco amigable, es normal sentir miedo y tener una descarga de adrenalina en el cuerpo, que te permita utilizar todas tus fuerzas en el combate defensivo, en caso de que el animal te ataque, o de huir casi despavoridamente para proteger tu vida. Nuevamente, cuando el miedo llega sin una amenaza clara o cuando se sale de su proporción normal, es el momento de trabajarlo para restablecer un nivel adecuado de funcionalidad.

Cómo modificar el miedo y la ansiedad mediante la respiración

La respiración no sólo ingresa oxígeno a nuestro cuerpo, para que sea derivado a cada célula y la alimente, permitiendo su funcionamiento. También puede acallar pensamientos negativos y renovar el estado anímico, hacia uno más placentero, de calma, de confianza y de equilibrio. La técnica de respiración que aprenderemos a continuación te ayudará a vencer el miedo y la ansiedad en cualquier momento y lugar, te ayudará a bajar el nivel de ira para poder pensar con claridad, y te asistirá a equilibrar el nivel de estrés, para que tu cuerpo reaccione según tus designios, y no a la inversa.

Esta técnica de respiración para aliviar el estrés y la ira se practica mejor sentado, cómodo, con tus brazos sobre las piernas. Cierra los ojos para evitar estímulos del exterior, y repite el ciclo de respiración siete o nueve veces, o continúa practicándolo hasta sentirte más aliviado. Mientras practicas la técnica, mantén tu mente en blanco, libre de pensamientos. Con el tiempo y la práctica podrás incorporar pensamientos tranquilizadores, colores, imágenes y hasta paisajes que te ayudarán aún más en esta tarea.

La técnica de respiración es abdominal, y se realiza llevando el aire inhalado hacia la parte baja de los pulmones, inflando el vientre al hacerlo y dejando la zona de la clavícula y el pecho casi inmóviles, sin levantar los hombros. Mantén el aire en tus pulmones, completamente llenos, por unos dos o tres segundos, y luego exhala por la nariz, liberando el aire desde el vientre, como si tu ombligo estuviera intentando llegar a la columna y tu vientre se desinflamara como consecuencia.

Deja tus pulmones sin aire por unos dos segundos, y luego haz un resoplido como si buscaras liberar un residuo de aire que ha quedado dentro. Luego, vuelve a inhalar completamente, repitiendo el ciclo. Esta liberación de aire residual hará maravillas, y además, te permitirá una mejor y mayor oxigenación y liberación del dióxido de carbono residual en tus pulmones y vías respiratorias.

"Puedes practicar este ejercicio a diario, por las mañanas, o cada vez que sientas que una emoción o sensación negativa comienza a gestarse en ti."

Puedes practicar este ejercicio a diario, por las mañanas, o cada vez que sientas que una emoción o sensación negativa comienza a gestarse en ti. Verás que liberas la ira, el miedo, el estrés, los temores y todas tus ansiedades con sólo respirar de esta manera. Una forma mucho más efectiva y sencilla que las técnicas tradicionales, y la puedes practicar por tu cuenta, en cualquier momento y lugar.