¿Qué hacer si otros niños con los que juega tu hijo se portan mal?

Regañar a los amigos de tu hijo no es nuestra tarea, pero tampoco podemos dejar que hagan lo que no esta permitido. ¿Cómo actuar en estos casos?

¿Esta bien regañar a los niños de otras personas?

¿Se puede regañar a los amigos de tu hijo?

Cuando nuestro hijo comienza a traer amistades a casa, en las reuniones familiares o en el parque, muchas veces nos damos cuenta que estamos en la situación de marcarles alguna mala actitud a niños que no son nuestros hijos.

Esta es una situación compleja porque no es nuestra obligación enseñar a los hijos de otros, pero tampoco podemos permitir que nuestros hijos reciban el mensaje equivocado porque están con un amigo.

¿Qué hacer si otros niños con los que juega tu hijo se portan mal?
Las formas de regañar a los amigos de tu hijo deben ser muy cuidadosas

Las situaciones en las que es pertinente regañar a un niño que no es nuestro hijo no son muchas y las formas para hacerlo deben ser muy cuidadosas.

Qué hacer si un amigo de mi hijo se porta mal en casa

Si estamos en nuestra casa y el amigo de nuestro hijo dice palabras feas, una buena forma de no darle el mensaje equivocado a nuestro hijo será decirle al amigo algo como: “que feo eso que dijiste, por favor en mi casa esas cosas no se dicen”.

Lo mismo si se ponen a jugar con un balón en el salón o si intentan hacer algo que a tu hijo no le permites. Debes ser firme pero amable y hablar con tranquilidad, diciendo: “¿por qué no juegan en el parque?” o, “no me gustaría que se lastimen por correr en la casa, jueguen a algo más tranquilo”.

Cómo actuar con los otros niños en un parque

Si estamos en un parque y vemos que uno de los niños que comparte el juego con nuestro hijo está haciendo algo peligroso y las personas a su cargo no le dicen nada, podremos acercarnos, pedirle que tengan cuidado y quedarnos cerca. Seguramente el niño se sentirá intimidado o invadido y no tendrá más ganas de hacer lo que estaba haciendo.

Si por ejemplo, un niño no permite a otros usar los juegos del parque y las personas que lo tienen a cargo no hacen nada al respecto, podemos pedirle primero que permita a otro niño jugar, pero es muy probable que el niño se moleste y nos acuse con sus padres o quienes lo han llevado al parque. Seguramente, lo mejor en estos casos será explicarle a nuestro hijo lo importante de compartir, que note la mala actitud del niño y que juegue en otro lado hasta que el otro se canse de jugar.

Pero si ves que un niño está tratando mal a otro y puede lastimarlo, lo mejor será que intentes acercarte y pedirles que dejen de hacerlo. Si los niños no responden y sus padres no se percatan de la situación, puedes intentar avisar al cuidador del parque para que intervenga.

"No es nuestra obligación enseñar a los hijos de otros, pero tampoco podemos permitir que nuestros hijos reciban el mensaje equivocado."

'