Cómo Llegar a Tiempo a las Reuniones

Parece que existen personas que no importa lo que hagan, nunca cumplen con el horario estipulado. La buena noticia es que hay varias claves que te sirven para evitar llegar tarde. Lee este artículo para conocerlas.

Cómo evitar llegar tarde. Consejos para llegar a tiempo a las reuniones. Tips para no llegar tarde a una reunión

© Depositphotos.com/Goodluz

Para evitar llegar tarde a las reuniones tienes que comprometerte a cambiar tus hábitos.

Consejos para no Llegar Tarde

Ya que la puntualidad es una cualidad muy importante de una persona, es bueno aprender a llegar a tiempo a las reuniones. No importa a qué te dediques, cuantos años tengas, donde vivas o que tengas que hacer, trata siempre de ser puntual y demostrarás respeto, compromiso y lealtad hacia el otro, que en definitiva, es quien sale perjudicado más que tú.

Organizarse bien es vital. Si planificas tu jornada te será más sencillo cumplir con todo, incluyendo aquellas actividades que requieren que te movilices a otros lugares o tengan una hora estipulada de entrega.

Si llegas siempre a tiempo te convertirás en una persona más confiable, algo básico en un emprendedor y sobre todo, en alguien que está queriendo mostrar una buena imagen hacia los demás. Otra de las ventajas de ser puntual es que te estresarás menos, ya que no tendrás que ocuparte de todo al último minuto ni andarás corriendo de aquí para allá, chocándote con todo el mundo, de mal humor porque el autobús se detiene en cada parada, etc.

5 tips para llegar a tiempo a las reuniones

Como ya te has dado cuenta, ser puntual tiene sus beneficios. Hay otros más que no hemos dicho en este artículo, como por ejemplo conseguir mejores resultados, tener más tiempo libre, ser más organizado, no dejar las cosas para después, no andar contrarreloj todo el día, etc. Si quieres gozar de estas ventajas, tendrás que hacer un cambio en tu actitud y en tus hábitos.

Beneficios de llegar a tiempo. Claves para evitar llegar tarde. Cómo llegar temprano a una reunión

Ser organizado te ayudará a no andar corriendo de aquí para allá, llegando tarde a todos lados.

© Depositphotos.com/olly18

Al principio te costará un poco, pero vale la pena. A medida que vayas viendo los resultados, tendrás más voluntad para seguir adelante. Presta atención a las siguientes claves para llegar temprano a cualquier encuentro:

1. No llenes tu agenda: Al momento de organizar tu agenda diaria o semanal, piensa en que si haces demasiados planes no podrás cumplir con todos, y lo que es peor, estarás siempre retrasado. Los imponderables ocurren y eso nadie lo puede evitar. Pero no es lo mismo que se atrase una tarea y tengas tiempo disponible, que ir atrasándote en cada cosa que tienes pendiente. Es como esos juegos donde mueves una ficha de dominó y se caen todas las demás, así con tus obligaciones, tu tiempo y tus niveles de salud mental. La realidad es que siempre terminamos postergando cosas porque no tenemos más horas disponibles para hacerlas. Incluye las tareas que puedas llevar a cabo y deja las demás para mañana. Aprende también a darles un valor de importancia y haz las que sean más urgentes primero.

2. Prepara las cosas la noche anterior: Si tienes una reunión a las 8 de la mañana y te quedas media hora mirando el armario para saber qué vas a ponerte, o si tienes que planchar la camisa y lustrar los zapatos, sin dudas llegarás tarde. En cambio. si antes de ir a la cama dejas todo listo, el proceso de salir de tu casa será más llevadero y sobre todo, no tardarás tanto. De esta manera, la ropa, los papeles, las llaves, el móvil, el dinero, las tarjetas, la agenda y todo lo que necesites, preparado para ponerse y llevarse. Saldrás a tiempo de casa y serás puntual.

3. Acuéstate temprano: Una de las claves para llegar a tiempo es descansar bien. Claro, porque si duermes lo suficiente no tendrás la tentación de postergar la alarma una y otra vez. Esos “5 minutos más” en reiteradas ocasiones te hacen llegar tarde a cualquier lado, sobre todo cuando tienes el tiempo muy ajustado. Trata de acostarte temprano todos los días, pero sobre todo, esas noches donde a la mañana siguiente tienes un compromiso muy importante. Piensa además que si llegas tarde a la primera tarea o cita de la jornada, todo tu día estará retrasado.

4. Despiértate en la primera alarma: Si sueles quedarte remoloneando en la cama porque sabes que tienes cuatro alarmas consecutivas, cambia ese hábito, redúcela a tres, luego a dos y por último, quédate sólo con la que suene más temprano. Así empezarás tu día con otra energía (se dice que el hecho de pasar varios despertadores o retrasarlos de a cinco minutos no permite al cuerpo “despertarse” del todo). Existen aplicaciones para el móvil que para que la alarma deje de sonar tienes que hacer algunos ejercicios matemáticos o cosas que te hagan pensar, así te despabilarás y saldrás de la cama. Otra opción es colocar el despertador lejos de donde estás durmiendo, para obligarte a levantarte cuando empieza a sonar ¡No vale volver a la cama!

5. Llega 15 minutos antes: Si la reunión está pautada para las 9:30 hs., en tu agenda colócala a las 9:15, sobre todo si sabes que eres de llegar tarde, así, estarás en tiempo y forma en el lugar indicado. Algunas personas optan por adelantar su reloj 15 minutos, pero eso no siempre funciona, sobre todo si tienes que subir a algún transporte con un horario específico o ya sabes del engaño. No importa llegar 15 minutos antes y quedarte esperando en la puerta de la oficina (siempre puedes aprovechar el tiempo para leer el correo, hacer un llamado, revisar la agenda, etc), lo malo es llegar 15 minutos después.

¿Qué te han parecido estos consejos? Seguro te ayudarán a llegar temprano a las reuniones que tengas, y vivirás mucho menos acelerado.

Escrito por: Yamila Papa Pintor