Cómo hacer portavelas con piñas

Escrito por: Eugenia

50% de votos positivos

Esas piñas que se acumulan en el patio pueden ser producto de originales objetos, entre ellos, un portavelas.

¿Tienes algunas piñas de pino sobrante en casa, y ya no sabes qué hacer con ellas? Pues aquí te contamos una idea interesante: convertirlas en portavelas originales y decorativos. Y lo mejor de todo, es que podemos usar esas piñas un poco desmejoradas que tenemos en casa.

Cómo hacer portavelas con piñas

Vamos utilizarlas para darles un toque moderno y una funcionalidad práctica. Comenzamos por limpiar bien la piña, soplándola o echándoles aire con el secador de pelo, para eliminar cualquier polvillo o suciedad. Si hay un día de buen sol, podemos meterlas en agua un par de veces, y luego dejarlas al sol para que sequen bien.

Ya secas, vamos a retirar las "hojitas" que estén rotas, o simplemente retiraremos las hojitas sanas que queramos, para darle a la piña la forma y la soltura que deseemos. Para ello nos ayudaremos con pinzas, sujetando cada hojita bien desde su base para hacer un corte prolijo, con un tirón y una leve torcida.

Luego, pegamos la piña a una base. Puede ser una base plástica, una rodajita de madera que podemos adquirir en tiendas artísticas por pocos centavos, o también alguna forma especial creada con porcelana fría o masa de pan. Dependiendo del material elegido, podemos pegarla con pegamento universal, silicona caliente, y hasta cola escolar.

El siguiente paso para armar nuestro portavelas de piña será colocar la base que sujetará la vela. Podemos usar tapas de contenedores de perfume que tengan buena profundidad, o bien crear un tubo con acrílico u otro material resistente (inclusive cartulina de buen gramaje), recordando colocar una base bien prolija. Pegamos, y dejamos secar al menos un día.

Al día siguiente, le daremos el toque moderno: pintaremos nuestro portavelas con pinturas en aerosol, de colores brillantes y metalizados. En el mercado encontraremos muchas opciones de colores y acabados, incluyendo dorados, plateados, bronces y hasta colores vibrantes metalizados. Pintamos, dejamos secar bien, y de ser necesario, aplicamos una nueva capa. Luego, protegemos con barniz en aerosol, aunque esta tarea es opcional.

Listo, ya tendremos un original portavelas hecho con piñas de pino, bien moderno y atractivo, aprovechando incluso esas piñas un poco rotas que quedaron de la temporada anterior.