Cómo hacer pollo a la cazadora

Te presentamos la receta de pollo a la cazadora, un plato gourmet hecho en casa. Una exquisita manera de preparar pollo.

26% de votos positivos

Receta para preparar pollo a la cazadora

El pollo a la cazadora pasó de ser una receta menospreciada, a ser un platillo delicioso, servido en los restaurantes de más alta estirpe alrededor del mundo entero. Y hoy puedes hacerlo tú mismo, en casa, y con simples pasos, gracias a esta receta.

Ingredientes

Para realizar este pollo a la cazadora, con porciones generosas para 6 a 8 comensales, necesitarás:

Un pollo de unos 3 kg.
Sal (preferentemente sal marina).
Pimienta negra (si es en granos, mejor).
Hojas de laurel seco.
Romero fresco, ajo.
Una lata de anchoas (al natural o al aceite, a tu gusto).
Aceitunas verdes sin hueso.
Tomates pulposos o de conserva.
Un poco de harina.
Vino blanco (Chianti, mucho mejor).
Aceite de oliva de buena calidad y sabor, extra virgen.

Preparación de la receta

  • Comienza por preparar el pollo el día anterior. Divídelo en trozos, retira los excedentes y también la piel, si así lo prefieres. Sazónalo con sal y pimienta negra molida en casa, y acomoda las piezas bien prolijas en una fuente de buena profundidad.
  • Sobre las piezas de pollo, acomoda los demás ingredientes: coloca las hojas y ramas de laurel y romero, coloca dientes de ajo (algunos picados, otros en rodaja, calculando unos 3 a 4 dientes de ajo para esta cantidad), y cubre con el vino blanco, para dejar macerar en la nevera durante toda la noche.
  • Al día siguiente, retira el pollo de este marinado, llevándolo sobre un paño seco y limpio, para que escurra. No tires el líquido del marinado: lo usarás más adelante. Ya bien secas las piezas, pásalas por harina para cubrirlas, y resérvalas. Aparte, en una sartén o una fuente de buena calidad apta para el horno, coloca aceite de olivas y caliéntalo. Fríe las piezas de pollo enharinadas por todas sus caras, para sellarlas y permitir que se cuezan con buena humedad.
  • Retira las piezas de pollo y, sin limpiar la sartén, dora algunas rodajas de dientes de ajo. Ya dorados los ajos, agrega algunas piezas de anchoas (enteras o desmenuzadas), las aceitunas u olivas verdes, cortadas en rodajas, y los tomates (dos tomates partidos). En pocos minutos, agrega las piezas de pollo ya doradas, e incorpora el líquido del marinado.
  • Cuando la preparación rompa el hervor, baja un poco la llama y tapa la cazuela o la sartén de fondo grueso, para llevarla al horno a unos 180°C durante no menos de una hora y media. Conforme se vaya cocinando el preparado, habrá aceite excedente, que puedes ir retirando con papel de cocina o con la ayuda de una cuchara plana y amplia.
  • Para servir, coloca en el plato caliente unas piezas de pollo y un poco de la salsa, esta vez sin el laurel ni el romero. Acompaña con vegetales de hoja verde, y listo, ya tendrás un exquisito pollo a la cazadora, una delicia propia de un costoso restaurante gourmet, ¡pero en casa!

"Al pollo hay que dividir en trozos, retirar los excedentes y también la piel, si así lo prefieres; y sazonarlo con sal y pimienta negra, y acomodar las piezas bien prolijas en una fuente de buena profundidad."