Cómo hacer cubos de cocoa

Esta es una idea muy original para disfrutar de una cocoa sabrosa estés donde estés, con la misma simpleza con la que preparas un té.

100% de votos positivos

Cocoa en cubos para llevar

La cocoa caliente, o chocolatada, es una de las bebidas favoritas de chicos y grandes en el invierno. Pero a veces se nos hace complicado llevar el chocolate, la leche, el azúcar, los malvaviscos y hasta las cucharas de aquí para allá, al trabajo, a la escuela o en salidas de picnic.

Hoy tenemos una idea más que original de lograr cocoas pre elaboradas, en una presentación divertida y deliciosa, que sólo deberás disolver para disfrutar. Haremos cubos de cocoa, es decir, una mezcla de los ingredientes compactados en un cubo que encastraremos en un revolvedor plástico o de madera (o un sorbete firme). Solo tendremos que sumergir en leche o agua caliente, revolver y disfrutar de una chocolatada sabrosa.

Ingredientes para hacer cubos de cocoa

Para hacer unos 30 cubos de 5 centímetros (y luego almacenar) necesitas:

- 1 lata de leche condensada (de 390 a 400 gr)
- 1/2 taza de crema batida
- 3 tazas de chispas de chocolate semiamargo
- 170 gr de chocolate amargo picado
- 30 revolvedores de café (o sorbetes firmes y cortos, los palitos de chupetines son ideales)
- 30 malvaviscos

Para conservarlos, necesitarás bolsitas de celofán o contenedores plásticos de cierre hermético.

Cómo preparar los cubos de cocoa

Prepara una placa de horno de 30 cm (rectangular) con papel manteca o papel de aluminio por los lados y por el fondo, para desmoldar fácilmente. Luego, calienta en una olla a temperatura media-baja la leche condensada y la crema, integrándolas bien. Sin dejar que llegue a hervir, pero cuando tenga burbujitas arriba y a los lados, retira del calor y agrega las chispas de chocolate y el chocolate picado.

Deja que tome temperatura y luego revuelve bien con cucharada de madera para disolver el chocolate. Luego, vuelve al fuego bajo y remueve vigorosamente, hasta que veas que la preparación se torna espesa y brillante, sin que hierva.

Vierte la mezcla en la placa de horno preparada y sacude para que se empareje en la superficie. Cubre con papel film por encima, en contacto con la preparación (sin que quede aire en medio), y deja que enfríe a temperatura de ambiente. Luego, puedes llevar al refrigerador si hiciera mucho calor. Deja toda la noche para asentar.

Al día siguiente, ensarta los malvaviscos en los palitos (revolvedores o sorbetes) dejando unos 5 centímetros libres, y reserva. Retira el papel film, y calienta un cuchillo afilado con agua caliente. Seca con papel y, sin que se enfríe, corta cubos de unos 5 centímetros.

"Para conservar estos cubos de cocoa, necesitarás bolsitas de celofán o contenedores plásticos de cierre hermético."

Desmolda volteando la placa sobre la mesada limpia, y coloca los palitos hasta que el malvavisco toque el chocolate. Ya puedes envolver o guardar en los contenedores de cierre hermético, o llevar a la oficina para disolver en una taza de agua o de leche caliente para disfrutar de una cocoa deliciosa.

"Esta es una idea original de lograr cocoas pre elaboradas, en una presentación divertida y deliciosa, que sólo deberás disolver para disfrutar."