Cómo hacer Coulant de Chocolate

Aprende a preparar este sabroso postre de chocolate casero, saludable, y que seguro se transformará en tu favorito.

Cómo hacer Coulant de Chocolate

Receta de Coulant de Chocolate

Uno de los postres más elegantes y tentadores que disfrutamos en los lujosos restaurantes es el coulant de chocolate. Con una corteza crocante y un tentador relleno de chocolate que se esparce por el plato cuando cortamos la porción, este postre es uno de los favoritos de grandes y chicos por igual, y con buenas razones.

Cómo preparar coulant de chocolate. Receta para hacer coulant de chocolate casero. Cómo preparar coulant de chocolate
Deja enfriar lo suficiente como para poder desmoldar la preparación, y sirve con frutos rojos y crema.

© Depositphotos.com/razmarinka

Te puede interesar: Cómo hacer una marquise de chocolate

Para que ya no tengas que soñar con él y puedas prepararlo cualquier día que quieras, hoy te enseñamos la manera más fácil y deliciosa de preparar este postre.

Ingredientes y materiales

Para hacer este postre casero de chocolate necesitarás:

- 190 gramos (6,7oz) de chocolate semi amargo – 70% o superior
- 190 gramos (6,7oz) de mantequilla sin sal
- 225 gramos (7,9oz) de azúcar blanco común
- 75 gramos (2,6oz) de harina común
- 3 huevos
- 3 yemas de huevo
- Opcional: mantequilla o aceite en aerosol
- Opcional: tableta de chocolate amargo 70% para rellenar

En cuanto a los materiales, necesitarás una olla pequeña dispuesta a Baño María (sobre otra olla más grande con agua hirviendo, sin que la pequeña toque el agua), un bol grande, espátula, batidor de alambres o varillas, tamizador, y bandejas para muffins, moldes metálicos o moldes de papel para muffins, dispuestos sobre una placa.

Preparación

Sigue estos 7 pasos para hacer coulant de chocolate casero y completamente delicioso:

1. Precalienta el horno a 190°C (374°F) mientras haces la preparación.

2. Pon a calentar el agua del baño María. Mientras, rompe los 190 gramos de chocolate en trocitos y ponlos en la olla pequeña. Agrégale la mantequilla cortada en trocitos, y coloca en el baño de vapor hasta que ambos ingredientes se fundan e integren (ten cuidado de no quemar el chocolate ni dejar que ingrese vapor. Puedes hacerlo en el microondas).  Retira del calor cuando ya esté fundido.

Preparación del coulant de chocolate. Postre casero: coulant de chocolate. Ingredientes para hacer un coulant de chocolate

Puedes preparar coulant de chocolate en moldes más vistosos, y servirlo como un elegante postre.

© Depositphotos.com/belchonock

3. Tamiza el azúcar en el bol grande, para romper cualquier grumo que tenga. Agrega los tres huevos enteros y las tres yemas de huevo, de a uno, revolviendo sin batir demasiado con el batidor de varillas, procurando que el azúcar se disuelva al integrar los huevos.

4. Incorpora la harina, tamizada, e integrando suavemente con la espátula.

5. Finalmente, vuelca el chocolate fundido con la mantequilla mientras revuelves con la espátula, mezclando todo en una delicia cremosa.

6. Si quieres, rocía mantequilla o aceite vegetal en los moldes que vayas a usar. Sirve el equivalente a una bola de helado en cada molde, y para lograr un relleno aún más sabroso, pon al centro de cada porción un trocito de chocolate amargo.

7. Lleva al horno por unos 10 minutos, procurando dejar la luz interna encendida: cuando notes que los postres se inflan algo y su superficie comienza a quebrarse, ya puedes retirar del calor.

"Con una corteza crocante y un tentador relleno de chocolate que se esparce por el plato cuando cortamos la porción, este postre es uno de los favoritos de grandes y chicos por igual."

'

"Para lograr un relleno aún más sabroso, pon al centro de cada porción un trocito de chocolate amargo."

El resultado es un poema para los golosos: un bizcocho seco, aromático, que al cortarse revela un corazón de chocolate fundido, ¡increíble!. Puedes complementar con especias a tu gusto, o también con unas gotas de licor para hacerlo aún más tentador. Te prometemos que este coulant de chocolate será tu nuevo favorito (si no lo era ya), ¡y que no podrás comer sólo uno!