¿Es Gordura o Inflamación?

Los niveles de estrés, la alimentación moderna cargada de químicos e ingredientes inflamatorios, la deshidratación y hasta nuestro estado hormonal pueden estar haciéndonos ver el estómago de un tamaño mayor al que tenemos naturalmente. Para saber con seguridad si estás más gorda o es solo hinchazón, hay cuatro simples preguntas que te ayudarán a descubrirlo.

Te puede interesar: Consejos para combatir la retención de líquidos

Test para saber si estás gorda o hinchada

A pesar de que ambos pueden hacerse presentes en casi cualquier parte de nuestro cuerpo, lo cierto es que la zona del vientre, la barriga y los lados (las llantitas o rollitos) son la clave para distinguirlos. Estos sitios son los más propensos a la hinchazón natural tanto en hombres como en mujeres, debido a la disposición de los órganos del sistema digestivo. Vale decir: si tienes gases acumulados en el estómago o los intestinos, serán fáciles de identificar desde el exterior.

Si sientes malestar estomacal o gastrointestinal y notas tu vientre abultado, el primer paso debe ser un análisis de las causas probables. Por ejemplo, si has comido o bebido un cierto ingrediente que sabes que te provoca indigestión o gases, sabrás con alta probabilidad que se trata de hinchazón, y que cederá en cuanto el problema se resuelva, a menudo bebiendo una tisana o consumiendo un producto que favorezca la digestión.

"Presiona el sitio donde notas el abultamiento, y nota si lo sientes firme y terso, o si se percibe blando y flojo."

Si no logras identificar una causa probable, estas cuatro preguntas pueden ayudarte:

1. ¿Dónde se ubica el abultamiento?

Analiza frente al espejo dónde tienes el bulto pronunciado, por ejemplo, en la parte superior o inferior de la barriga, hacia el frente o hacia los lados, y si también notas abultamientos en otras zonas de tu cuerpo.

La hinchazón suele ubicarse donde está tu estómago y tus intestinos, hacia el frente de tu cuerpo, mientras que si notas más volumen que el habitual en las caderas, piernas, glúteos o espalda, es más probable que se trate de gordura.

2. ¿Cómo se siente la piel en la zona inflamada?

Presiona el sitio donde notas el abultamiento, y nota si lo sientes firme y terso, o si se percibe blando y flojo. La gordura (las grasas) suelen tener algo de soltura, mientras que la hinchazón se presenta como aire apresado dentro de un globo, un poco más firme. Si puedes pellizcar fácilmente la zona abultada, seguramente se trata de un exceso de grasas y no de un trastorno gastrointestinal.

3. ¿El abultamiento está acompañado de dolor?

Las grasas en exceso no son para nada dolorosas. Si el abultamiento está acompañado de dolor, espasmos, molestias e incomodidad, es común que se trate de hinchazón, producto de una mala digestión.

4. ¿El problema es regular o esporádico?

La gordura se forma regularmente, mientras que la hinchazón puede aparecer de pronto y desaparecer con remedios simples. Si en la tarde notas un abultamiento que no estaba allí por la mañana, es más probable que se trate del segundo caso y no de grasas atrapadas. También podrás notar inflamación luego de las comidas y de las bebidas, que a menudo ceden durante la noche, por lo que al despertar no deberías verlas fácilmente (salvo que hayas cenado tarde).

Pellizco sobre la piel al costado de la barriga. Esto ayuda a identificar la gordura de la hinchazón.

Un método efectivo para diferenciar gordura o inflamación es intentar pellizcar la zona abultada: la gordura es más fácil de atrapar.

© Depositphotos.com/Buurserstraat38

Estas cuatro preguntas te ayudarán a saber si se trata de un problema gástrico, gastrointestinal, o si haz sumado grasas a tu cuerpo de manera más estable. Además de realizar estos análisis, y de acompañar con remedios naturales si es hinchazón, no dudes en consultar con tu médico para saber con exactitud si estás gordita o inflamada, pues son problemas de la salud que debes tratar cuanto antes para prevenir males mayores.

"Si el abultamiento está acompañado de dolor, espasmos, molestias e incomodidad, es más probable que se trate de hinchazón, producto de una mala digestión."