Cómo evitar las várices durante el embarazo.

Mejorar la circulación, sobre todo en las piernas, durante el embarazo, es fundamental si deseamos evitar la aparición de várices y sus complicaciones posteriores.

80% de votos positivos

Cómo evitar las várices durante el embarazo.

Várices en el embarazo

Las venas, tiene la función de transportar la sangre que ha utilizado nuestro cuerpo para alimentarse y oxigenarse de vuelta hacia el corazón, para volver a oxigenarla en su paso por los pulmones.

En el caso de las piernas son la parte de nuestro cuerpo que debe trabajar en esta tarea en contra de la gravedad, ya que el recorrido es hacia arriba. Durante el embarazo, debido a la presión que hace el útero sobre algunas venas, esta circulación se dificulta, lo que puede traer como consecuencia la formación de várices, dolores musculares, sensación de pesadez y calambres.

Consejos para evitar la aparición de várices

Siguiendo estas sencillas recomendaciones, se logrará mejorar notablemente la circulación sanguínea, y evitar la aparición de varices y molestos síntomas durante el embarazo.

  • Evitar el uso de zapatos con tacos y medias de goma. Optar por zapatos más bien planos o de poco tacón.
  • Utilizar cremas especificas para aligerar y mejorar la circulación, además medias de compresión.
  • Darse una ducha circular en la zona que comprende desde los tobillos hasta los muslos, esto facilitará la circulación de retorno.
  • En lo posible, reemplazar las duchas o baños calientes, por duchas tibias o frías.
  • Realizar masajes suaves ayudará a mejorar la circulación y tonificar los músculos.
  • Elevar los pies, ya sea con un banco, almohadón o acostándose de lado, para aliviar la presión de las venas de la parte inferior de su cuerpo y bajar la hinchazón. Para dormir, eleve las piernas con almohada o colocando una colcha debajo del colchón.
  • Evitar estar parada o sentada durante un tiempo prolongado, y tratar de no cruzar las piernas mientras esté sentada. Si debes permanecer parada, es conveniente caminar tramos cortos, y si en el trabajo permaneces sentada mucho tiempo, cada una hora hay que levantarse y caminar un poco.
  • Mantenerse alejada del calor, ya que puede empeorar la circulación, lo ideal es tratar de estar en un ambiente templado.
  • Evitar usar ropa demasiado ajustada que puedan impedir la libre circulación en muñecas, muslos, cintura y tobillos.
  • Evitar el exceso de peso durante el embarazo, ya que eso aumenta el riesgo de una mala circulación y la aparición de várices.
  • Evitar la constipación llevando a cabo una dieta alimentaria bien equilibrada.
  • No fumar, ya que el tabaco perjudica la circulación sanguínea y además inhibe la absorción de vitaminas, que es indispensable para que el bebé pueda nutrirse de manera adecuada para lograr un correcto y sano desarrollo.
  • No exponerse al sol directamente.
  • Realizar ejercicios que disminuyen y evitan la mala circulación durante el embarazo.

Nota: Durante el embarazo no se puede asistir a baños saunas, hidromasajes o aguas termales.

Escrito por: Staff de CHP