Cómo elegir y conservar los nabos

El nabo es una hortaliza con potentes antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades.

Cómo elegir y conservar los nabos

© Depositphotos.com/monkeybusiness

Beneficios del nabo

  • Si bien el nabo no es un alimento muy codiciado y en algunas épocas ha llegado casi hasta el olvido, actualmente, tanto su raíz como las hojas, están volviendo a cobrar un poco de protagonismo en la cocina, sobre todo al conocerse sus beneficios para el organismo.
  • Los nabos son ideales para dietas de adelgazamiento, ya que su aporte calórico es escaso, poseen buena cantidad de agua en su composición, bajo contenido en hidratos de carbono y alto en fibras.
  • Los nabos nos proporcionan un buen aporte de vitamina C, favorece la absorción del hierro y ayuda a prevenir enfermedades. Con respecto a los minerales, el potasio es el que se encuentra en mayor cantidad, imprescindible para la actividad muscular normal, entre otros beneficios.

Cómo elegir los nabos

El nabo no requiere de mayores cuidados para su conservación, pero para poder disfrutar a pleno de todo su sabor y beneficios hay que tener en cuenta algunas pautas al momento de escogerlos.

El nabo puede ser redondeado, aplanado o cilíndrico. Cada uno puede pesar entre 100 a 200 gramos y medir unos 15 cm aproximadamente. Su color es blanco o amarillento y esta cubierto por una fina piel del mismo color, o asemejándose al violeta. Su sabor es similar al del repollo, aunque un poco más dulce.

  • Deben optarse por los de tamaño pequeño a mediano.
  • Piel bien lisa y sana, firmes, pesados y redondeados.
  • De color blanco o amarillo con algunos tintes violetas.
  • Si es un manojo, deben tener cuello de color verde.

Cómo conservar los nabos

  • Se eliminan las hojas de los nabos y se conservan en la heladera o frigorífico en bolsas de plástico perforadas.
  • Si han sido bien elegidos, duran en buenas condiciones alrededor de 3 semanas.
  • No se aconseja lavar los nabos hasta el mismo momento de consumirlos, para evitar la pérdida de los minerales y vitaminas que posee.
  • Para congelar los nabos, debemos blanquearlos o escaldarlos un par de minutos antes de hacerlo.

"Para congelar los nabos, debemos blanquearlos o escaldarlos un par de minutos antes de hacerlo."