Para desalar correctamente el arenque, solo nos hace falta un poco de leche que no haya hervido.

Colocamos la leche dentro de una fuente y dentro de la misma ubicamos el arenque. Dejamos en remojo durante unas 3 horas, lo retiramos y ya está listo para usar en la receta elegida.