Una fondue invita a todos los comensales a sentarse alrededor de una mesa y compartir la misma fuente o caquelón para comer. Una de las fondees más tradicionales es la de queso, que según cuenta la historia es originaria de suiza, país que posee una gran variedad de quesos.

Te puede interesar: Cómo preparar una Fondue de Queso

Pero esta manera tan amena de agasajar a nuestra familia o amigos, se puede ver deslucida si nuestra fondue nos ha salido demasiado líquida o demasiado espesa. Por eso, aquí te damos unos truquitos para que puedas presentar tu fondue de queso en su punto justo de degustación, ideal para todo paladar.

Cómo corregir una fondue

Fondue líquida En el caso que tu fondue de queso te haya quedado demasiado líquida, puedes espesarla con queso rallado o el mismo queso que has usado para la preparación de la misma.

Fondue espesa Si por el contrario, la misma se encuentra demasiado espesa, podrás aligerarla con un poco de vino caliente o kirsch. El vino juega un papel de importancia en la fondue de queso, por eso te recomendamos usar un vino no muy viejo pero sí ácido.