Sociedad
Cómo enseñarle a tu hijo a compartir

Consejos para transmitirle a tu hijo el valor de compartir

El niño tiende a ser egoísta y le costará entender que debe compartir sus cosas con los demás. Pero con paciencia y cuidado lograremos transmitirle este valor.

06/11/20 por

Desde los 8 y hasta los 10 años ya deben conocer el concepto de compartir

Aprendiendo a compartir con tu niño

Compartir es algo que a muchos adultos les cuesta… pero es muy importante que fomentemos esta conducta en los niños, especialmente en los que son hijos únicos, aunque con los que tienen hermanos y los que van al jardín de niños es casi inevitable que se acostumbren a hacerlo.

Es importante que en casa les mostremos el valor de compartir y lo mejor que hace la vida de todos el ser solidario.

¿A qué edad hay que enseñarles a compartir?

Durante el crecimiento tu niño pasará por diferentes etapas en las que puedes comenzar a fomentar sus ganas de compartir. Es importante saber que, hasta los 3 años de edad, será difícil que entienda que algo no es suyo y que se enoje si no lo dejas tocar o usar algo, pero con el tiempo irá aprendiendo y para esto debemos acompañarlo.

"Desde los 3 años es cuando comienza a interpretar gustos y afectos, es cuando empezaremos a mostrarle lo que es compartir."

Hasta que no cumpla 3 años no podrás enseñarle, tendrá que superar los enojos (que duran poco tiempo). Puede que mientras estén comiendo te ofrezca de su plato o de lo que come, pero esto es imitación y no lo hace compartiendo.

Desde los 3 años es cuando comienza a interpretar gustos y afectos, es cuando empezaremos a mostrarle lo que es compartir.

Cuando ha cumplido 5 años entenderán que compartir juguetes, juegos y alimentos es divertido, en especial con sus pares.

Desde los 8 y hasta los 10 años ya deben conocer el concepto de compartir y tendrían que verlo y practicarlo en todos sus grupos sociales.

Qué hacer si el niño no quiere compartir

Mientras es pequeño y estamos enseñándole a compartir no servirá de nada que le llamemos egoísta cuando no lo hace, ya que hasta que no cumplan 5 años o más no sabrán interpretar los deseos de otros.

Tampoco está bien que socialicemos todas sus pertenencias junto a las de sus hermanos o amigos, todo no es de todos, pero si pueden usarlo todos. Este es el concepto que debemos construir, cada cosa tiene su dueño y si queremos usar algo que no es nuestro hay que pedir permiso. Entonces, podrá sentirse feliz cuando se lo prestan y aprender a entender cuando no se lo permiten.

"Para enseñar a compartir debemos respetar el derecho a la propiedad, pidiéndole sus cosas antes de usarlas o tocarlas."

Pero la cuestión no es tan sencilla, por ejemplo, cuando llegan visitas a casa o entre hermanos puede haber juguetes o pertenencias que los niños no quieren compartir, y esto es valorable; debemos pedirles que nos expliquen el por qué (seguramente será temor a que lo rompan) y entonces ayudarlos a guardarlos en sitios donde el hermano no acceda o la visita no los vea.

Para enseñar a compartir debemos respetar el derecho a la propiedad, pidiéndole sus cosas antes de usarlas o tocarlas, para exigir que haga lo mismo con las cosas de otros y mostrarle lo bonito que es el juego cuando se comparte.

El trabajo con los hijos en la empresa familiar

En una empresa familiar, muchas veces los puestos se reciben por herencia, y es cuando los padres e hijos deben compartir el ambiente laboral. Menudo problema será si el hijo no está entusiasmado

Te gusta esta nota?