Tips para enseñarle a tu hijo a compartir y ser generoso

El acto de compartir moldeará la personalidad del niño, por lo tanto es muy importante incentivarlo desde pequeño.

Cómo enseñarle a compartir a tu hijo

Cómo incentivar el acto de compartir con tu hijo 

Al inicio de la edad escolar, con el crecimiento de los hermanos menores, con la llegada de nuevos primos o amiguitos, puede que tu hijo o hija comience a demostrar claras señales de algo muy temido por los padres en todo el mundo: el egoísmo. Pero no dejes que te engañe: tu hijo sí sabe compartir, simplemente los celos y los temores se manifiestan, haciéndolo actuar como si en verdad no supiera.

No regañes a tu hijo si no comparte sus juguetes, pues sólo reafirmarás esta sensación de obligación y la molestia de tener que ceder lo propio por el beneplácito de los demás. Tal es la percepción del niño que, de repente, tiene que compartir sus padres, su mascota, su habitación, sus tíos… ¡y también sus juguetes!

En lugar del castigo, usa refuerzos positivos para iniciar este aprendizaje: prémialo y felicítalo cada vez que comparta, y siempre predica con el ejemplo. Si tienes algo (que no sea las llaves de la casa o del coche, el móvil ni elementos “prohibidos”), ofrécelo para jugar o curiosear, comparte tus postres, y pídele usar tú también sus elementos. Así verá que no importa prestar, pues lo recuperará luego. Y con práctica, lo hará también con hermanos, amigos y otros niños.

Un diálogo abierto con tu hijo sobre compartir

Dialoga con tu hijo, explícale por qué está bien compartir y ser generoso, en palabras que comprenda fácilmente. Dile que si él presta sus juguetes a su amigo, cuando vayan a su casa él también le prestará los suyos. Dile que compartir es una manera de entretenerse juntos, y que hay muchos beneficios en ello.

Para explicarle mejor cómo es que de a dos (o de a más) jugar es más divertido, hazlo tú misma: juega a armar bloques, rompecabezas o con sus juguetes, una vez cada uno, creando así una historia mucho más completa. Haz que compartir sea divertido, que sea enriquecedor para él (o ella) en lugar de un martirio.

Por otro lado, aprende a respetar las cosas de tu pequeño. Si tiene un juguete preferido, uno que definitivamente no quiere compartir con sus amigos, antes de la cita de juegos pregúntaselo. Dile que elija uno o dos juguetes que en verdad no quiera compartir, y dile que deberás guardarlo para que los demás niños no lo toquen. Así, tu hijo comprenderá que no compartir equivale a tampoco poder usar ese juguete especial, y aprenderá en poco tiempo a tomar turnos para usarlo.

Si, en cambio, la cita de juegos fuese en otra casa o en la escuela, pide a tu hijo que elija uno o dos juguetes para compartir con los demás. Asegúrate de que comprenda totalmente que eso que lleva consigo será también usado por otros niños. Nuevamente, cuando note que no tiene su favorito por no querer compartirlo, pronto comprenderá que es mejor tomar turnos que no tenerlo por largo tiempo.

"No regañes a tu hijo si no comparte sus juguetes, pues sólo reafirmarás esta sensación de obligación y la molestia de tener que ceder lo propio."

'

"Dialoga con tu hijo, explícale por qué está bien compartir y ser generoso, en palabras que comprenda fácilmente."