Causas que provocan la obesidad infantil. Cómo se debe ayudar en su tratamiento

La obesidad infantil no es un problema sólo del niño, sino principalmente de la familia, ya que está involucrada como causa y consecuencia.

La obesidad infantil involucra a toda la familia

Causas de la obesidad infantil

La obesidad infantil responde a una gran cantidad de situaciones posibles, que sólo puede determinar el médico, ante la consulta de la familia cuando el niño se ve muy gordo o comienza con otros problemas relacionados.

Lo que sí es posible decir desde la generalidad, es que la obesidad infantil no es solamente causa de una mala nutrición y falta de atención a los hábitos alimenticios o deportivos del niño, también pueden responder a una serie de problemas emocionales.

Causas que provocan la obesidad infantil. Cómo debe ayudar la familia en su tratamiento.
La obesidad infantil no es solamente causa de una mala nutrición y falta de atención a los hábitos alimenticios.

En cualquier caso, una de las cosas más importantes y útiles que se pueden hacer cuando un niño es obeso involucra a toda la familia, y es más que necesario que forme parte activa tanto de la ayuda para el niño como de la modificación de los hábitos alimenticios y de vida que llevaron a esta situación.

Es casi evidente decir que si en la casa se acostumbra a comer alimentos ricos en grasas o poco saludables, el gusto del niño que crece en esa familia se verá condicionado y aprenderá a comer esos alimentos, en mayor cantidad que la recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Por todo esto, la familia influye tanto en el hecho de llegar a la obesidad, como en el camino para volver al peso saludable.

Cómo puede ayudar la familia a un niño obeso

Lo primero es identificar que la obesidad, tanto en los niños como en los adultos, es un problema grave que puede desencadenar ciertas afecciones como la diabetes, problemas cardíacos, problemas de la piel y problemas para insertarse en la sociedad, en especial si la obesidad aparece en los primeros años de la vida escolar.

Luego de tomar conciencia de que este es un problema, toda la familia debe modificar su estilo de vida para ayudar al niño obeso (y a todos, porque ese estilo de vida no es bueno para ninguno) el médico indicará la dieta a seguir y si es necesario, algún medicamento particular para cada niño y familia.

Existen algunos puntos que son comunes a todos los tratamientos de obesidad infantil, y esos son los siguientes:

  • Reconocer las necesidades reales del niño.
  • Mantener una cantidad de horas de sueño adecuadas.
  • Comer la cantidad de frutas y vegetales indicada.
  • Hacer al menos 5 comidas al día, teniendo al desayuno como la principal comida de la jornada.
  • Realizar al menos 1 hora de actividad física al día. No es necesario practicar un deporte, se puede salir a caminar, jugar en los parques, bailar, etc.
'