Beneficios de Usar Palabras Positivas

¿Te has puesto a pensar en la verdadera importancia de usar palabras positivas? Entra aquí y conoce todas las posibilidades que abre tu vocabulario en el día a día.

¿Por qué Usar Palabras Positivas?

Son muchos los beneficios de usar palabras positivas en nuestro vocabulario cotidiano. Es necesario entender que nuestra mente y nuestro cerebro no son “personas”, no experimentan la realidad de primera mano, sino a través de nuestros ojos, de nuestros pensamientos. Es decir: lo que la mente acepta como realidad es lo que nosotros pensamos de ella.

Por qué usar palabras positivas. Beneficios de decir palabras positivas todos los días. Palabras positivas para sentirte mejor

© Depositphotos.com/ryanking999

Las palabras positivas propician la liberación de hormonas de la felicidad. Y lo mejor: ¡puedes decirlas tantas veces como quieras!

Entonces, si estás constantemente percibiendo el mundo como algo negativo, tu mente lo hará realidad para ti. Y, de igual modo, si sólo usas palabras negativas, tu mente percibe la realidad como algo negativo. Esto tiene una explicación científica que seguro querrás conocer.

La química de la mente y la palabras

Numerosos estudios han comprobado el efecto biológico que el uso de palabras negativas provoca en nuestra mente. Se ha sabido que activan la estructura de alertas en el cerebro, mediante la amígdala, provocando así la misma sensación de la ira, la ansiedad o las amenazas. También se sabe que su uso regular altera los niveles hormonales y la acción de los neurotransmisores, estimulando la liberación del cortisol, hormona responsable del estrés.

Del mismo modo, usar palabras positivas en nuestro vocabulario regular influye en nuestra conducta y humor, propiciando la liberación de hormonas del bienestar (como la dopamina), y –más importante aún- evitando esos otros ciclos negativos en la química del cerebro.

Palabras positivas que deberías usar. Beneficios de decir palabras positivas. Ventajas de incorporar palabras positivas a tu léxico

"Las palabras tienen poder". Aprovecha los beneficios de usar sólo las positivas.

Gritar a todo pulmón palabras positivas puede tener un efecto beneficioso en tu organismo. Pero, además del contenido (o significado emocional) de lo que dices, debes cuidar el tono y el volumen. Cuando más calmo y suave sea tu modo al decirlas, más y mejores beneficios obtendrás de ellas.

Cómo usar más palabras positivas diariamente

En el idioma español hay muchas palabras (¡se sugiere nada menos que unos 270 millones!) de entre las que puedes elegir para expresarte cotidianamente, sin embargo, ciertos estudios sugieren que sólo usamos un promedio de 1000 vocablos regularmente. Imagina cuántos sinónimos hay para cada una de las palabras que dices. Y, aún así, nuestra búsqueda de la economía en las acciones diarias nos lleva a optar por sólo algunos registros para comunicarnos y relacionarnos con los demás.

Cuanto más amplio sea tu léxico, más fácil será utilizar palabras positivas en tu día a día. Se ha investigado que algunas tienen efectos positivos inmediatos y más duraderos, y seguramente querrás incorporarlas a tu discurso diario. Pon en práctica este ejercicio: apunta las siguientes palabras en una hoja de papel, y ponlas en un sitio bien visible para poder leer la lista cada mañana. Hazte el propósito de usarlas al menos una vez por día, a conciencia, y luego ve agregando sinónimos para ellas, y ampliando la lista conforme vayas ganando experiencia.

Algunas palabras positivas para decir todos los días

Estas son algunas de las palabras positivas que traen muchos beneficios para nuestro cerebro:

- Afirmaciones presentes en lugar de condicionales: Proponte cambiar los condicionales (debería, podría, querría) por palabras afirmativas que evoquen cargas de realización personal (por ejemplo: “voy a”).

- "Libre": Con muchas connotaciones positivas, verbalizar este registro activa zonas “felices” del cerebro.

- Palabras emocionalmente positivas: Haz una lista de tus 5 palabras favoritas, y asegúrate de decirlas cada día. Hay vocablos que representan emociones positivas en cada persona (el nombre de un ser amado, la palabra amor, Dios, risa, lo que sea), y que provocan una catarata de positivismo en el cerebro tan sólo al pensarlas, escucharlas o pronunciarlas.

- "Si": Es fácil notar cómo las palabras positivas como “sí”, “posible” y otras afectan de manera beneficial a la química de tu cerebro. Prueba usarlas tantas veces por día como puedas.

- "Todavía": Este vocablo está cargado con motivación, esperanza, y se asocia normalmente a situaciones emocionalmente positivas. Asegúrate de vocalizar esa palabra al menos una vez al día.

"Cuanto más amplio sea tu léxico, más fácil será utilizar palabras positivas en tu día a día."

- Verbos afirmativos: Enunciar verbos y acciones afirmativas activa en el cerebro los campos que te ponen en acción. Usa palabras como “caminar”, “saltar”, “correr”, “seguir” en lugar de “frenar”, “parar”, “terminar”, y tu cerebro notará la diferencia.

Tan sólo con usar adrede algunas de estas palabras positivas estarás modificando tu mente, automáticamente, y con sólo beneficios a tu favor.

"Usar palabras positivas en nuestro vocabulario regular influye en nuestra conducta y humor, propiciando la liberación de hormonas del bienestar."